Author

Javier Sanz Sierra

Browsing

miradas_ miradas

 

Los defensores de la programación neurolingüística (PNL) afirman que las miradas son indicadores fiables de la mentira. De acuerdo con esta noción, una persona que mira hacia su derecha está diciendo una mentira, mientras que si mira hacia la izquierda es indicativo de estar diciendo la verdad. A pesar de la creencia generalizada en esta afirmación, no existen suficientes exámenes científicos que validen esta creencia. Para comprobar la certeza o falsedad de estas creencias, procedemos a resumir algunos de los más interesantes experimentos encontrados en el estudio “The Eyes Don’t Have It: Lie Detection and NeuroLinguistic Programming“ de Richard Wiseman, Caroline Watt, Leanne Brinke, y otros, en donde se discuten las implicaciones teóricas y prácticas de estos hallazgos.

Investigaciones sobre las miradas y la detección de mentiras

Los psicólogos han llevado a cabo una gran cantidad de investigaciones en un intento de establecer los correlatos conductuales de la mentira. Sin embargo, a pesar de este impresionante catálogo de trabajos, ninguna investigación previa ha examinado adecuadamente la validez de una noción que ha recibido una amplia aceptación entre el público, a saber, que los mentirosos tienden a exhibir un patrón particular de movimiento ocular. Según esta idea, cuando las personas diestras miran hacia la derecha, es probable que visualicen un evento “construido” (es decir, imaginado), mientras que cuando miran hacia la izquierda es probable que visualicen una memoria “recordada” (es decir, un evento que realmente les ha sucedido).

En cambio, cuando miran hacia la derecha, es probable que estén pensando en un sonido “construido”, y cuando miran hacia la izquierda, es probable que estén pensando en un sonido “recordado”. Estas presuntas relaciones se enseñan con frecuencia en cursos de capacitación de PNL, y son omnipresentes en Internet. De hecho, una búsqueda en Google sobre los términos “programación neurolingüística” revela miles de sitios que describen la supuesta relación, y algunos videos bien conocidos de YouTube que alientan a los interesados en la detección de mentiras a adoptar este enfoque.

A lo largo de la década de 1980, los investigadores examinaron muchas de las afirmaciones hechas por los practicantes de PNL. Gran parte de este trabajo evaluó la supuesta relación entre el movimiento ocular y la modalidad de pensamiento e implicó registrar los movimientos oculares de los participantes mientras les hacía preguntas que alentaban a recordar recuerdos visuales y auditivos (por ejemplo, “¿De qué color es la puerta de su casa?”, “¿Puedes describir el sonido de la voz de tu madre?”). Este trabajo fracasó consistentemente en respaldar las afirmaciones de PNL.

Aunque los defensores de PNL no vieron los pensamientos “construidos” como mentiras, esta noción se ha vuelto común, lo que lleva a muchos practicantes de PNL a afirmar que es posible obtener una visión útil de si alguien está mintiendo de sus movimientos oculares. Desafortunadamente, muy poco o ningún trabajo previo ha examinado la validez de este reclamo.

Rhoads y Solomon se refieren brevemente a cuatro experimentos que supuestamente demostraron que la técnica podría usarse para clasificar con precisión el 90% de las verdades y mentiras, pero no proporcionan una referencia para estos experimentos.

Vrij y Lochun se mostraron con razón escépticos sobre estos supuestos estudios, señalando que ningún otro experimento en la psicología de la detección de mentiras ha producido este nivel de precisión. Los tres experimentos que resumiremos a continuación aquí proporcionan el primer examen experimental de la supuesta relación entre la mentira y el patrón de movimientos oculares propuesto por muchos practicantes de PNL. El estudio 1 consistió en filmar a los participantes que mienten y dicen la verdad, y luego codifica sus movimientos oculares. Sobre la base de las afirmaciones hechas por muchos practicantes de PNL, se predijo que los participantes tendrían una probabilidad significativamente mayor de mirar hacia su derecha cuando estaban mintiendo en comparación con cuando decían la verdad, y que serían significativamente más propensos a mira hacia su izquierda cuando decían la verdad en comparación con cuando estaban mintiendo.

Para hacer este experimento se realizó lo siguiente. El experimento empleó un diseño dentro de dos condiciones. En cada condición, los participantes llevaron a cabo una serie de acciones y luego tomaron parte en una entrevista grabada en video sobre su comportamiento. En una condición, se pidió a los participantes que dijeran la verdad, mientras que en la otra condición se les pidió que mintieran. Como la literatura de la PNL no especifica qué duración de los movimientos oculares se consideran informativos, el estudio investigó movimientos de corta y larga duración. Las variables dependientes fueron la frecuencia de las miradas de los participantes (es decir, movimientos oculares que duraron un segundo o más) y miradas (movimientos oculares de menos de un segundo de duración) a la dirección superior derecha o superior izquierda durante la entrevista.

Para realizar el experimento se contó con 32 participantes (12 hombres, con una edad promedio de 22.3 años, rango de 18-56 años) que eran principalmente estudiantes de pregrado contratados a través de contactos de los experimentadores. Como la literatura de la PNL sugiere que la supuesta relación entre la mentira y los movimientos oculares es más fuerte en las personas diestras, los participantes solo fueron reclutados si se describían a sí mismos como diestros. A los participantes se les dijo que el estudio se refería a la psicología de la mentira, pero no se les informó que implicaba estudiar el movimiento ocular. Los participantes fueron evaluados individualmente.

El orden en el que completaron la condición “Mentira” y “Verdad” se determinó al azar mediante un lanzamiento de moneda. En la condición de “Mentira”, al participante se le dio primero el teléfono móvil del experimentador. Luego se les ordenó ingresar a una determinada oficina, esconder el teléfono en su bolsillo o bolso y regresar a la sala de informes. El experimentador explicó que serían llevados a una sala de entrevistas y filmados respondiendo tres preguntas: “¿Qué hiciste dentro de la oficina?”, “¿Qué objetos viste en el cajón del escritorio?” Y “¿Cuál era el diseño de los objetos en el cajón?”.

Al preguntarles  qué hacían dentro de la oficina, se le pidió al participante que mintiera, y dijo que ellos abrieron el cajón del escritorio y pusieron el teléfono dentro. Cuando se le preguntó qué objetos veían en el cajón, se le pidió al participante que describiera cinco objetos plausibles (“verosímil” se definió como algo lo suficientemente pequeño como para caber y se puede ver en un cajón del escritorio). Cuando se le pide que describa el diseño de los objetos, se le pidió al participante que diera una descripción ficticia. Se le pidió al participante que fuera lo más convincente posible a lo largo de la entrevista. El participante completó esta tarea y luego fue llevado a la sala de entrevistas y entrevistado por un segundo experimentador que desconocía si el participante estaba mintiendo o diciendo la verdad.

Durante la entrevista, el participante se sentó frente a un fondo negro con la cámara enfocada en la cara del participante para que sus movimientos oculares estuvieran claramente registrados. En la condición de “Verdad”, al participante se le entregó el teléfono móvil del experimentador y se le indicó ir a cierta oficina, abrir el primer cajón del escritorio en la oficina, colocar el teléfono dentro del cajón y observar los otros objetos dentro del cajón, y luego que regresase a la sala de información. El experimentador explicó que luego serían llevados a una sala de entrevistas y filmados respondiendo tres preguntas: “¿Qué hiciste dentro de la oficina?”, “¿Qué objetos viste en el cajón del escritorio?” y “¿Cuál era el diseño de los objetos en el cajón?”. Al participante se le pidió que dijera la verdad durante toda la entrevista. El participante completó la tarea y luego fue llevado a la sala de entrevistas y entrevistado por un segundo experimentador. El contenido del cajón del escritorio de oficina para cada prueba se eligió al azar de un grupo de treinta objetos cotidianos (por ejemplo, grapadora, manzana, calculadora, paraguas pequeño, sobre).

Cada una de las 64 entrevistas (es decir, dos entrevistas por participante) fueron codificadas por dos calificadores independientes. Para asegurarse de que los evaluadores no fueron influenciados por los comentarios de los participantes durante las entrevistas, las pistas de audio fueron eliminadas antes de la codificación. La codificación incluía contar el número de veces que el participante miraba y hacia la derecha, y hacia la izquierda, durante cada entrevista. Los movimientos de los ojos en otras direcciones (por ejemplo, directamente hacia arriba o hacia abajo) no fueron codificadas. Para ayudar a garantizar la alta confiabilidad entre evaluadores, los evaluadores recibieron capacitación sobre cuatro entrevistas de ‘prueba’ que se filmaron además de las entrevistas de los participantes.

Los dos evaluadores observaron repetidamente cada entrevista tanto a velocidad normal como a baja velocidad, y contaron la cantidad de veces que el participante miró arriba a la derecha por un segundo o más, arriba a la izquierda por un segundo o más, arriba a la derecha por menos de un segundo y arriba a la izquierda por menos de un segundo.

Resultados sobre los estudios realizados

Los resultados del análisis no mostraron resultados concluyentes. Las miradas a la izquierda y a la derecha se produjeron indistintamente al decir la verdad o al mentir. En cuanto al tiempo en segundos en los que se desviaba la mirada, tampoco se encontraron resultados relevantes: Las miradas rápidas hacia la izquierda se realizaron con más frecuencia al decir la verdad que al mentir, y las miradas hacia la izquierda durante más de un segundo se produjeron más en la condición de la verdad que en la condición de la mentira. Sin embargo, las miradas rápidas hacia la derecha se produjeron por igual en los casos de mentiras que en los casos de verdad, y las miradas de más de 1 segundo a la derecha se produjeron tan solo un poco más en las condiciones de mentira que en las de verdad.

En los 4 casos, las diferencias de tiempo y frecuencia son insignificantes, por lo que la hipótesis no puede considerarse válida por si sola, o mejor dicho, aunque los datos validen la hipótesis, la validez estadística es demasiado débil como para poder asegurar de forma científica que la hipótesis se cumple con certeza. Podría argumentarse que el estudio carecía de validez porque los practicantes de PNL no defienden que la detección de mentiras involucre la codificación cuidadosa de las entrevistas filmadas, sino que promueve un proceso más intuitivo y holístico basado en la observación de la conducta en tiempo real.

El Estudio 2 abordó este tema informando a un grupo de participantes sobre los movimientos oculares que los practicantes de PNL afirman estar asociados con la mentira, y luego pidiéndoles que vean las entrevistas del Estudio 1 y clasifiquen cada una como una mentira o la verdad. Se formuló la hipótesis de que los participantes en este grupo de “entrenamiento PNL” superarían a un grupo de participantes control que no habían recibido tal entrenamiento. En segundo lugar, suponiendo que no exista una relación entre los patrones propuestos de movimientos oculares y la mentira, ¿por qué la gente debería creer que existe tal patrón? Una posibilidad es que las personas confíen más en sus capacidades de detección de mentiras cuando creen que están siguiendo un marco teórico científico, como el aparentemente proporcionado por PNL.

El Estudio 2 también abordó esta pregunta al pedirles a los participantes en las condiciones de “entrenamiento PNL” y “control” que califiquen qué tan seguros estaban de sus juicios. Se formuló la hipótesis de que el grupo de “entrenamiento PNL” produciría niveles de confianza significativamente más altos que aquellos en el grupo “control”.

En la siguiente entrada del blog veremos cómo se desarrolló este segundo experimento: Dime hacia donde miras… ¿y te diré si me mientes?. (Parte II)

Por último recordar, si como lector estás interesado en comprender el comportamiento no verbal y aprender a detectar la mentira de una forma rigurosamente científica, abarcando de forma profesional todas las áreas de conocimiento necesarias para convertirte en un profesional en el ámbito del comportamiento no verbal, que cuentas con el Master 100% Online de Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira de Behavior & Law. No olvides consultar la web, el programa del Master, y no dudes en contactar con nosotros si tienes cualquier duda. También puedes leer artículos relacionados con la detección de mentiras en nuestro blog

en línea_ en línea

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la segunda parte del resumen del estudio “Cyber-Flirting: An Examination of Men’s and Women’s Flirting Behaviour Both Offline and on the Internet” de Mónica Whitty, estudio en donde se explican las formas de comunicación en línea y las diferencias y similitudes entre el comportamiento no verbal tradicional y el que se establece a través de Internet y Redes Sociales.

¿Has leído ya  El comportamiento no verbal en entornos virtuales (Parte I)?

 

Hipótesis

En la primera parte del artículo resumimos algunas de las características comunes en el coqueteo fuera y dentro de la red según el género del individuo. A continuación se busca respuesta a las siguientes hipótesis:

Hl: El cuerpo (o la descripción del mismo) se usa para coquetear con la misma frecuencia en salas de chat que en situaciones cara a cara.

H2: Las mujeres coquetearán tanto en salas de chat como en situaciones cara a cara con más frecuencia que los hombres al emplear señales no verbales (o sustitutos en línea para estas señales).

H3: Los hombres coquetearán tanto en las salas de chat como en las situaciones cara a cara con más frecuencia que las mujeres al describir su estado socioeconómico y al iniciar el contacto.

Para responder a estas hipótesis, los participantes que habían utilizado salas de chat fueron invitados a participar en el estudio. 5.697 individuos completaron la encuesta, de los cuales 3554 (62%) eran mujeres y 2143 (38%) eran hombres. Aunque es una limitación de la encuesta, para eliminar el sesgo solo se invitó a los heterosexuales a participar. Las edades variaron de 18 a 70 con una media de 23. El 70% de la muestra tenía una educación secundaria, el 14% había completado un diploma o un certificado, 13% un título y 3% calificaciones de postgrado. El 55% de la muestra eran solteros, 29% tenían novio o novia, 11% estaban casados, 4% estaban separados o divorciados, y 1% no respondieron. El 74% en algún momento de sus vidas, formaron una relación romántica con alguien que conocieron fuera de línea, mientras que el 23%, en algún momento de sus vidas, formaron una relación romántica con alguien que conocieron en línea. El 35% se había encontrado con alguien cara a cara a quien se habían encontrado por primera vez en línea. El 59% de la muestra declaró que coqueteaba con más frecuencia fuera de línea, 22% más frecuentemente en línea, 13% lo mismo y 6% no coqueteaba. La muestra consistió en individuos de una variedad de países, con 69% de América y Canadá, 16% de Australia y Nueva Zelanda, 6% del Reino Unido, 2% de Europa, 2% de Asia, 1% de América del Sur, 0.5% de Medio Oriente y 0.2% de África (el resto no indicó su país de residencia).

Se construyó una encuesta que se centró en las formas en que las personas coquetean en situaciones cara a cara y cómo coquetean en las salas de chat. Aunque se pudo haber seleccionado una gran cantidad de conductas de coqueteo para este estudio, dado que los objetivos eran examinar si el cuerpo puede reconstruirse en línea para coquetear y examinar si los hombres y las mujeres coquetean de maneras tradicionalmente definidas, este estudio se enfocó en conductas no verbales y sus sustitutos en línea, descripciones de atractivo y estado socioeconómico, y el inicio del contacto con otro.

A los participantes se les pidió que calificaran en una escala de Likert de 7 puntos (1 = nunca, 7 = todo el tiempo) con qué frecuencia coqueteaban al mostrar comportamientos particulares para indicar atracción por otro. A los participantes se les pidió que consideraran el comportamiento coqueto en situaciones cara a cara y el comportamiento coqueto en las salas de chat. Algunos ejemplos de ítems incluyen: ‘¿Alguna vez te has esforzado por parecer físicamente atractivo para que puedas atraer a otro / a otros?’ y ‘¿Alguna vez utilizas emoticones, como caras sonrientes : ) o un guiño ; ) para indicar a alguien en línea que te sientes atraído por ellos?’ A los participantes se les preguntó si coqueteaban describiendo el ingreso y / o la educación y / o la ocupación; haciendo un esfuerzo por parecer físicamente atractivo; iniciar una conversación con alguien que encontraron atractivo; mostrar gestos no verbales, como sonreír o mirar; y riendo y tocando. A los participantes se les preguntó si coqueteaban en línea al describir el ingreso y / o la educación y / o la ocupación; describiéndose a sí mismos como físicamente atractivos; iniciar contacto con alguien que conocieron en línea; mostrar sustitutos no verbales, como emoticones ( :O ,  ; )  , XD); y usando acrónimos, como LOL (reír a carcajadas, muchas risas).

Resultados

Los resultados fueron los siguientes:

Para probar la primera hipótesis, se realizaron pruebas pareadas en los ítems que evaluaron el grado en que el cuerpo se representó en el comportamiento de flirteo. La mayoría de los participantes (59%) afirmaron que coqueteaban con más frecuencia fuera de línea, y los datos revelan que las personas que coqueteaban con más frecuencia cara a cara eran más propensas que las que coqueteaban en línea para flirtear en situaciones cara a cara a usar señales no verbales y reír, e iniciar el contacto o la charla. Las comparaciones también mostraron que las personas que coqueteaban con mayor frecuencia en línea enfatizaban el atractivo más que las personas que coqueteaban cara a cara o coqueteaban tanto en línea como fuera de línea. Además, las personas que coqueteaban con más frecuencia en línea eran más propensas que las personas que coqueteaban más frecuentemente cara a cara para destacar su  nivel socioeconómico.

Con los datos obtenidos en las encuestas se investigaron también las diferencias sexuales en el comportamiento de flirteo. Las variables dependientes incluyeron elementos que medían el comportamiento coqueto en línea y fuera de línea.

La Hipótesis 2 fue parcialmente respaldada por los resultados. Las mujeres coqueteaban más que los hombres en situaciones cara a cara, al mostrar señales no verbales, reír, tocar y hacer un esfuerzo con su apariencia. En línea, las mujeres coqueteaban más que los hombres al usar sustitutos de señales no verbales (como emoticones) y risas (como acrónimos como LOL) y describiéndose a sí mismas como físicamente atractivas.

La hipótesis 3 también fue parcialmente respaldada. Los hombres coqueteaban más que las mujeres en situaciones cara a cara enfatizando su estatus socioeconómico. Sin embargo, contrariamente a las expectativas, los hombres no eran más propensos a iniciar contacto fuera de línea. En línea, sin embargo, los hombres eran más propensos que las mujeres a iniciar contacto (iniciando la conversación).

Por tanto, podemos concluir que a pesar de las afirmaciones de algunos investigadores de que Internet es más una reunión de mentes que de cuerpos, este estudio encontró alguna evidencia de que el cuerpo desempeña un papel importante en el coqueteo cibernético en las salas de chat. Los datos sugieren que las personas son más propensas a usar el cuerpo para coquetear fuera de línea. Sin embargo, dado que la mayoría de la muestra declaró que flirteaba más fuera de línea, se requirió un segundo análisis. En este segundo análisis, las personas que afirmaron coquetear más cara a cara se compararon con las personas que afirmaron coquetear más en línea, y con las personas que afirmaron coquetear en línea tanto como lo hicieron fuera de línea. Esto resaltó algunas diferencias significativas. Los resultados sugirieron que aquellos que coquetean más en línea pueden traducir el cuerpo a través de texto, usando, por ejemplo, cinética (en forma de acrónimos, como LOL), ocular (en forma de emoticones, como un guiño), y háptica (a través de descripciones en el texto). De hecho, la representación de las señales no verbales y la risa parece ser una forma popular para las personas para ciber-ligar. Este estudio respalda de alguna manera los argumentos teóricos previos de que el cuerpo puede traducirse con éxito en línea. Sin embargo, es posible que cuanto mejor se manejan en Internet, más capaces de hacerlo.

En general, los hombres y las mujeres coqueteaban en formas distintivamente definidas por el género, tanto en encuentros cara a cara como en salas de chat. Aunque los pequeños tamaños de efecto sugieren que debemos tratar estos resultados con precaución, como se predijo, las mujeres eran más propensas que los hombres a coquetear en línea y fuera de línea empleando señales no verbales, riéndose y enfatizando el atractivo físico.

 

Por último recordar, si como lector estás interesado en comprender el comportamiento no verbal y aprender a detectar la mentira de una forma rigurosamente científica, abarcando de forma profesional todas las áreas de conocimiento necesarias para convertirte en un profesional en el ámbito del comportamiento no verbal, que cuentas con el Master 100% Online de Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira de Behavior & Law. No olvides consultar la web, el programa del Master, y no dudes en contactar con nosotros si tienes cualquier duda. También puedes leer artículos relacionados con la detección de mentiras en nuestro blog

en línea_ en línea

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Cyber-Flirting: An Examination of Men’s and Women’s Flirting Behaviour Both Offline and on the Internet” de Mónica Whitty, estudio en donde se explican las formas de comunicación en línea y las diferencias y similitudes entre el comportamiento no verbal tradicional y el que se establece a través de Internet y Redes Sociales.

 

Introducción

Dado el creciente número de relaciones que se inician en línea, ahora existe una necesidad adicional de comprender exactamente cómo estas relaciones comienzan. Algunas investigaciones han considerado cómo las relaciones románticas progresan en línea; por ejemplo, Whitty y Gavin sostuvieron que las relaciones a menudo no permanecen en línea, sino que tienden a progresar del chat al al teléfono o cara a cara. McKenna, Green y Gleason  concluyeron a partir de su investigación que la capacidad de autodescubrir más en un entorno anónimo fueron razones importantes por las que las relaciones en Internet se desarrollan rápidamente y suelen ser íntimas y cercanas. Sin embargo, aunque su investigación apoya en parte sus afirmaciones, estos investigadores no exploraron en detalle los tipos de conversaciones que tienen lugar en línea. Por ejemplo, ¿fueron algunas de estas conversaciones sobre la apariencia? Whitty ha argumentado que, aunque los cuerpos físicos no están presentes en línea, el cuerpo sigue siendo importante. Por ejemplo, una persona puede coquetear en línea al describir cómo se ve, siente y huele su cuerpo.

Dado el fuerte énfasis de los teóricos sobre la ausencia del cuerpo en línea y los argumentos para que la atracción en Internet sea el resultado de una “reunión de mentes”, uno de los objetivos de este estudio fue examinar si se ha pasado por alto el papel del cuerpo. Además, este estudio tuvo como objetivo explorar si los hombres y las mujeres coquetean en línea de maneras tradicionalmente definidas. Si bien se reconoce aquí que hay una gran variedad de comportamientos de flirteo que los científicos sociales deberían considerar, este estudio limitó su enfoque a lo siguiente: comportamientos no verbales, como sonreír, mirar y tocar; sustitutos de comportamientos no verbales, como emoticones (sonrisas, guiños), acrónimos (LOL – reír a carcajadas), descripciones de atractivo físico, descripciones de estado socioeconómico e inicio de contacto.

En ocasiones se ha argumentado que las discusiones sobre la ausencia del cuerpo en Internet son contraproducentes y los científicos sociales deben cambiar su enfoque a cómo se retrata el cuerpo en línea. Hasta hace poco se creía que el comportamiento de flirteo cara a cara consiste principalmente en señales no verbales, especialmente en las primeras etapas de las relaciones. El lenguaje corporal puede señalar la atracción sin la obviedad de la palabra hablada.

Esta ambigüedad protege a las personas de cualquier humillación si la persona a la que señalan atracción no comparte sus sentimientos. Algunos códigos básicos que son importantes a considerar en el coqueteo incluyen cinética, miradas, apariencia física, olor, voz, aspectos proxémicos y hápticos… Si bien los individuos pueden ser hábiles para mostrar estas señales de flirteo en encuentros cara a cara, la pregunta es cómo se replican estas señales tradicionales sin conexión en línea, si es que lo hacen. Este documento ahora considera estos códigos básicos de flirteo con mayor detalle y especula sobre cuáles podrían ser los equivalentes en línea.

Las exhibiciones tradicionales de gestos cinéticos incluyen sacudir el cabello, lamerse los labios, sonreír, reír o reírse tontamente. Los movimientos oculares, incluyen dilatación de la pupila, miradas recatadas, miradas cortas, destellos de cejas a menudo acompañados de una sonrisa y contacto visual. Las formas olfativas de flirteo se ejemplifican por el uso de perfume y para después del afeitado.

El lenguaje coqueto es típicamente un discurso más animado con una cantidad moderada de risa, menos silencios y pausas y mayor calidez e interés. Proxémica es la cantidad de distancia personal mantenida entre individuos. Las personas que se inclinan una hacia la otra y que están en el mismo ángulo corporal son percibidas como más coquetas que las que se alejan unas de otras. La háptica, o el uso del tacto, es una forma común de comunicación, particularmente en el comportamiento de flirteo. Otro signo de comportamiento seductor es el uso del ajuste innecesario de la ropa.

Para que el coqueteo ocurra en el ciberespacio, el cuerpo debe representarse a través del texto. Por ejemplo, en lugar de esforzarse por verse bien, como se haría tradicionalmente en una cita fuera de línea, las personas pueden crear una primera impresión al describir a través del texto qué tan atractivas son.

Sin embargo, a diferencia de las interacciones tradicionales, esto no se limita a la apariencia del cuerpo real. Como se argumentó en documentos anteriores, el ciberespacio permite a una persona crear un cuerpo nuevo y atractivo a través del texto. De hecho, podemos idear un ser completamente nuevo y atractivo; uno que tiene un buen trabajo, gana enormes sumas de dinero y es bien educado. Incluso si las fotos se intercambian en línea, estas no son fotos necesariamente de la persona real, o alternativamente, las personas pueden seleccionar cuidadosamente imágenes de sí mismos que salen especialmente bien (posiblemente seleccionando sus mejores fotos, o incluso sus fotos siendo mucho más jóvenes).

Las miradas y movimientos de las cejas no se replican tan fácilmente en línea. Sin embargo, hay algunas alternativas a estos gestos no verbales. Por ejemplo, los emoticones, que son dibujos hechos a partir de símbolos de puntuación, podrían ser una alternativa útil. Expresiones faciales como caras sonrientes, guiños y besos como un sustituto del lenguaje corporal. Además, en lugar de utilizar risas audibles, las personas pueden usar acrónimos, como LOL (“lot of laughts”, es decir, reír a carcajadas o muchas risas). Otro dispositivo que se puede agregar al repertorio de comportamientos de flirteo en línea es el uso de nicks seductores. Aunque el contacto físico no es posible en línea, puede describirse cómo se siente y cómo se puede imaginar.

Algunos comportamientos de flirteo fuera de línea son aún menos fáciles de traducir en línea. Por ejemplo, es difícil encontrar sustitutos de la proxémica. Los participantes en línea no saben cómo huele la persona con la que están hablando, y las sutilezas de la voz, como el tono y el timbre, no son evidentes en línea. Las pausas en la conversación pueden atribuirse a una mala conexión a Internet o malas habilidades de escritura en lugar de una falta de interés. Las personas tampoco pueden indicar atracción en línea inclinándose más cerca de la otra persona o reflejando sus movimientos corporales.

Además de considerar cómo se representa el cuerpo en un comportamiento coqueto en línea, este estudio examinó si las diferencias de género características del coqueteo sin conexión eran evidentes en el coqueteo en línea. Los psicólogos evolutivos sugieren que las mujeres aportan información de sus cuerpos físicos, lo que debería indicar una buena salud, juventud y fertilidad.

Por el contrario, algunas de las características deseables importantes para los hombres incluyen el dominio físico y la capacidad de producir recursos (por ejemplo, estatus social, ambición y altos ingresos). De hecho, la investigación ha encontrado evidencia para respaldar estos supuestos. Los hombres califican el atractivo físico como una cualidad importante en una pareja más que las mujeres, y las mujeres otorgan calificaciones más altas a los rasgos que reflejan dominio y estatus social.

Si los hombres y las mujeres le dan más importancia a algunas cualidades atractivas que a otras, a su vez esperaríamos que los hombres y las mujeres coqueteasen de diferentes maneras para acentuar las características deseadas. La investigación ha observado a las mujeres en lugares como bares de solteros. Se identificaron 52 muestras no verbales diferentes por parte de las mujeres, señales de coqueteo que servían para atraer y provocar el acercamiento de los hombres. Estos incluían gestos tales como patrones faciales y de la cabeza, sonreír, reír, tocar, inclinarse y arreglarse discretamente.

A diferencia de las mujeres, los hombres eran más propensos a coquetear mediante el estado de señalización y el dominio, que a menudo se consigue gastando dinero, exagerando sus ingresos, vistiendo ropas costosas, alardeando de su inteligencia superior y exagerando su nivel de popularidad sexual.

Estas diferencias de género no se limitan simplemente a los encuentros cara a cara. Una investigación realizada en la década de 1970 descubrió que las mujeres en los anuncios personales eran más propensas a ofrecer atractivo y buscar seguridad financiera, mientras que los hombres eran más propensos a ofrecer seguridad financiera y buscar el atractivo. El atractivo físico era la calidad de mayor rango deseada por los hombres, y de hecho aparecía más del doble de frecuencia en los avisos de los hombres que en las mujeres. Las mujeres, por el contrario, tenían más probabilidades de esperar a un hombre comprensivo, emocionalmente sano y financieramente estable.

Algunos teóricos han sugerido que el Ciberespacio es un lugar donde las personas se liberan para ser quienes quieran. El ciberespacio es posiblemente un lugar donde los individuos pueden trascender los roles de género cuando se trata de un comportamiento coqueto. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que las tendencias de las relaciones fuera de línea se replican en línea. Por ejemplo, se ha encontrado que en las salas de chat los hombres mienten o exageran más detalles sobre su educación, ocupación e ingresos que las mujeres.

 

Hipótesis

Scharlott y Christ en 1995 hicieron la primera investigación sobre las diferencias de género y la atracción en un sitio de citas en línea. Estos investigadores encuestaron a personas utilizando un sitio de citas por Internet llamado Matchmaker. En ese momento, las fotos y los videos no eran una característica del servicio, sin embargo, los participantes pudieron calificar su atractivo en una escala de apariencia ‘muy buena’ a ‘inferior a la media’. Estas personas también incluyeron otros detalles sobre ellos mismos, incluidos los ingresos. Scharlott y Christ  encontraron que “muchos usuarios heterosexuales de Matchmaker se ajustan en gran medida a los roles específicos de género tradicionalmente atribuidos a hombres y mujeres”. En su estudio, los hombres eran más propensos a iniciar contacto y las mujeres tenían más probabilidades de asumir un rol pasivo. Además, las mujeres que calificaron su apariencia como superior a la media o muy buena recibieron más mensajes de los hombres que las mujeres que se calificaron a sí mismas como promedio. Curiosamente, lo mismo no ocurrió para los hombres.

Para los propósitos de este estudio, los investigadores eligieron las salas de chat, ya que el texto era el modo primario de comunicación en estos espacios al momento del estudio; a diferencia, por ejemplo, de los sitios de citas en línea que generalmente muestran fotografías. Basándose en la investigación descrita en el artículo que resumimos, se generaron las siguientes hipótesis:

Hl: El cuerpo (o la descripción del mismo) se usa para coquetear con la misma frecuencia en salas de chat que en situaciones cara a cara.

H2: Las mujeres coquetearán tanto en salas de chat como en situaciones cara a cara con más frecuencia que los hombres al emplear señales no verbales (o sustitutos en línea para estas señales).

H3: Los hombres coquetearán tanto en las salas de chat como en las situaciones cara a cara con más frecuencia que las mujeres al describir su estado socioeconómico y al iniciar el contacto.

Los resultados de las hipótesis, así como el método de investigación empleado, será explicado en el siguiente artículo: El comportamiento no verbal en entornos virtuales (Parte II).

Por último recordar, si como lector estás interesado en comprender el comportamiento no verbal y aprender a detectar la mentira de una forma rigurosamente científica, abarcando de forma profesional todas las áreas de conocimiento necesarias para convertirte en un profesional en el ámbito del comportamiento no verbal, que cuentas con el Master 100% Online de Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira de Behavior & Law. No olvides consultar la web, el programa del Master, y no dudes en contactar con nosotros si tienes cualquier duda. También puedes leer artículos relacionados con la detección de mentiras en nuestro blog

inmediatez_ inmediatez

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Creating Immediacy Using Verbal and Nonverbal Methods” de Debra Dalonges y Jacquelyn Fried, documento en donde se explica la importancia de la inmediatez y de las relaciones positivas a través del comportamiento no verbal para establecer vínculos de confianza entre pacientes y médicos o alumnos y profesores.

La inmediatez se define como el grado de cercanía física o psicológica percibida entre dos personas. Las personas se sienten atraídas por las personas y cosas que les gustan, evalúan positivamente y prefieren, y evitan o se alejan de las cosas que les disgustan, evalúan negativamente o no prefieren.

La inmediatez abarca técnicas de comunicación verbal y no verbal que se pueden aplicar en múltiples entornos. Reducir el estrés y establecer una relación con los clientes requiere integrar la delicadeza de un educador y la compasión de un médico de calidad. Los educadores usan técnicas de inmediatez para educar a sus alumnos; estos mismos métodos se pueden aplicar en un entorno clínico. Al igual que los académicos, los higienistas dentales confían en las habilidades de comunicación verbal y no verbal finamente perfeccionadas para impartir información sobre educación sanitaria para motivar y educar a los pacientes sobre la salud oral y sistémica. Los higienistas dentales, como médicos expertos y conocedores, deben utilizar habilidades de comunicación que generen confianza en los pacientes y que transmitan sus habilidades y conocimientos. Los rasgos deseados asociados con la inmediatez verbal incluyen la autorrevelación, el humor, el tono, la referencia a los rasgos positivos y el discurso de otro con respecto a las similitudes. Las principales señales no verbales asociadas con la inmediatez incluyen la escucha empática, la migración facial (que muestra la expresión), la sonrisa, la orientación de la mirada, la apariencia física y el tacto.

Mediante estrategias de comunicación no verbales y verbales, un higienista dental puede mejorar las interacciones y alentar a los clientes a expresar sus inquietudes. Las señales no verbales pueden ser mucho más importantes que lo que se dice. Estas señales pueden influir en los resultados de los intercambios académicos y clínicos.

De acuerdo con los resultados de la comunicación educativa, los pacientes que ven a los médicos como profesionales cercanos son menos temerosos y generalmente están más satisfechos con la atención médica que reciben. El atractivo interpersonal, el grado en que otros responden positivamente entre sí, se puede mejorar utilizando comportamientos de inmediatez. Los médicos que deseen emplear los comportamientos de la inmediatez deben explorar las técnicas verbales y no verbales y las formas de asegurar su congruencia. Actos simples como mantener el contacto visual cuando se comunican, tocar suavemente el brazo de un paciente para reforzarlo y hablar con un tono suave y no amenazante son algunas de las maneras de lograr la inmediatez. La aplicación consciente y el aprendizaje diligente de estrategias de comunicación tanto verbales como no verbales pueden ayudar a mejorar los resultados de la educación sanitaria.

Una parte de toda comunicación son los comportamientos no verbales. Estas conductas incluyen el estudio de los movimientos corporales al comunicarse, los gestos y expresiones faciales, la proxémica (la naturaleza, grado y efecto de la separación espacial que los individuos mantienen naturalmente), la sensibilidad de la piel, el uso de artefactos, características físicas, movimiento ocular, comportamiento conmovedor y factores ambientales. Las expresiones faciales y los gestos incluyen el contacto corporal, la apariencia física y la dirección de la mirada. Los comportamientos no verbales incluyen las variables paralingüísticas del tono emocional, el tiempo y el acento. Los docentes consideran que los profesores que transmiten mensajes de cuidado verbal en combinación con señales de cuidado no verbal son más creíbles. Algunos investigadores creen que los comportamientos no verbales son más efectivos para comunicar la inmediatez que los comportamientos verbales. Las señales no verbales a menudo son innatas y, a veces, pueden contradecir un mensaje verbal. Quien tiene un conocimiento experto de las conductas no verbales puede transmitir efectivamente un mensaje no verbal controlado.

Al aplicar los principios de inmediatez, se pueden combinar comportamientos de comunicación tanto verbales como no verbales. Ya sea que se discuta el estado de salud de una persona o se educa a los estudiantes, los mensajes se transmiten a través de dos tipos de comunicación: explícita e implícita. Los mensajes explícitos llevan el contenido; la comunicación implícita transmite emociones y sentimientos. Los mensajes explícitos son fundamentalmente verbales, mientras que las comunicaciones implícitas son principalmente no verbales. Del 7% de la comunicación verbal, se descubrió que el 38% pasa por el tono de voz y el 55% por el lenguaje corporal general. Al formar relaciones de inmediatez con los pacientes, los médicos deben considerar todos los actos de comunicación verbal y no verbal.

La inmediatez muestra calidez y mejora las interacciones y las relaciones. Las interacciones con los pacientes son experiencias humanas que crean un vínculo relacional. La comunicación efectiva es un vehículo a través del cual se optimiza la participación de los pacientes. Un estudio correlacional de enfermeras y pacientes reveló que la fortaleza de su vínculo facilitó resultados positivos de la atención y una mayor satisfacción del paciente. Fomentar y fortalecer los vínculos de los higienistas dentales con sus pacientes podría producir resultados similares.

Relatando el principio educativo de la inmediatez, Vélez y Cano estudiaron la asociación entre la motivación del estudiante y la inmediatez del maestro. Su encuesta encontró que para aumentar la motivación del estudiante a través de señales verbales y no verbales se debían de exhibir gestos positivos y alentadores. Las expectativas de éxito se potencian mediante una combinación de comunicación verbal y no verbal constante, positiva y de apoyo.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira.

También puedes leer más información sobre Comportamiento No Verbal.

hijos, expresiones_ hijos, expresiones

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la continuación del estudio “Children’s emotional reactivity to interadult nonverbal conflict expressions” de los autores Gina De Arth-Pendley y Cummings, E Mark. Se trata de un extenso estudio sobre la reacción emocional de los hijos ante las expresiones no verbales en conflictos entre padres. En nuestra anterior entrada especificamos los principios del estudio, por lo que a continuación expondremos el método de evaluación, los resultados obtenidos y las conclusiones del estudio.

¿Has leído ya ¿Cómo reaccionan los hijos ante las expresiones verbales y no verbales de discusión de sus padres? (Parte I)?

Para evaluar los niveles de complejidad dentro de las estrategias de resolución de problemas, los asistentes de investigación pidieron a los niños que sugirieran lo que cada padre podría haber hecho para sentirse mejor. A los niños también se les preguntó qué harían si vieran a sus padres comportarse de la misma manera que los padres del video, para recopilar datos para evaluar las estrategias de intervención personal. Finalmente, se les pidió a los niños que calificaran en la escala de tipo Likert de 5 puntos usada anteriormente lo seguros estaban de que las intervenciones propuestas resolverían con éxito una disputa similar entre los padres.

Para evaluar los resultados, si un niño experimentó una reacción negativa a cualquiera de las expresiones se anotó el campo de reacciones negativas como un 1 y reacciones no negativas como 0. Es decir, cuando los niños informaron sentir una emoción negativa (“enfadado”, “triste” o “asustado”) en respuesta a expresiones de conflicto negativas, sus respuestas se calificaron como 1. Cuando un niño informa sentimientos no negativos (p. ej., “bien” o “feliz”) en respuesta a expresiones negativas, se dio una puntuación de 0. Este procedimiento sirvió como un control de manipulación para responder emocionalmente. Los grados o niveles de negatividad emocional que los niños informaron sentir en respuesta a la madre y el padre se calificaron en una escala tipo Likert de 5 puntos derivada de la escala móvil utilizada por los participantes (por ejemplo, 0 = calificación otorgada por reacciones positivas a expresiones negativas, 1 = muy poco, 2 = un poco, 3 = mucho, 4 = mucho, 5 = mucho). Por lo tanto, en efecto, las respuestas se calificaron en una escala de 1 a 5 para las reacciones negativas.

Las calificaciones para el nivel de complejidad de las estrategias de resolución de problemas proporcionadas por los niños para los adultos en conflicto se basaron en un sistema de codificación en el que las respuestas de los participantes se clasificaron en uno de tres niveles de calidad (es decir, 1 = sin solución, 2 = solución general, y 3 = solución específica / compleja). Una solución general consistía en estrategias que no eran específicas del tema que se discutía o estrategias de solución que eran vagas o simplistas, como “Se he podría jugar un juego”. Una solución específica / compleja incluía estrategias que se relacionaban específicamente con el problema que se discutía o incluía una solución más detallada para el problema, como “podría recoger sus cosas en la casa y ayudar más”.

Las estrategias de intervención personal se evaluaron en cinco dimensiones diferentes. Estas dimensiones incluían acercarse solo a la madre (por ejemplo, “le diría a la madre que se calmara”, “ayudaría a mi madre a preparar la cena”, etc.); acercarse solo al padre (por ejemplo, “le diría a mi padre que no se enfade”, “ayudaría a mi padre a limpiar la casa”, etc.); acercarse a ambos padres (por ejemplo, “le diría a mi mamá que se calme y a mi padre que no se enfade”, “los ayudaría a ambos a limpiar la casa”, etc.); evitar activamente el conflicto parental (por ejemplo, “iría a mi habitación”, “me iría” etc.) y una reacción hostil al conflicto parental (por ej., “les gritaría que dejaran de pelear”, “Me enfadaría con ellos y los separaría”, etc.). Estas dimensiones también se calificaron con el formato de codificación mencionado previamente.

Por último, se evaluó el grado de confianza que cada participante tenía en su capacidad para resolver el conflicto parental, utilizando la escala de tipo Likert de 5 puntos mencionada anteriormente (1 = muy poco a 5 = mucho). En resumen, cada tipo de interacción se asoció con escalas para el (a) grado de emocionalidad negativa experimentada por los participantes, (b) nivel de complejidad de resolución de problemas, (c) tipo de intervención personal y (d) confianza en la propia capacidad para resolver el conflicto de los padres.

Para evaluar las respuestas de los participantes con respecto a las áreas de interés, se realiza un análisis de varianza de medidas repetidas con dos factores entre sujetos (es decir, edad y género) y un factor dentro de los sujetos (es decir, finales, con ocho niveles de expresión negativa, incluyendo orientación corporal evitativa, evitación a través de una barrera, exasperación, miedo, intimidación, tristeza, tratamiento silencioso y enojo verbal sin resolución).

En cuanto a la negatividad emocional en respuesta a exhibiciones parentales de conflictos no verbales y verbales no resueltos, las pruebas revelaron que el miedo (M = 2.77, SD = 1.91) produjo más sentimientos negativos que todas las expresiones no verbales, excepto la tristeza (M = 1.87, SD = 1.60). La ira verbal (M = 2.27, SD = 1.87) también produjo una mayor negatividad que el tratamiento silencioso (M = 1.21, SD = 1.67). También se encontró que los participantes reaccionaron más negativamente hacia las muestras de miedo de los padres (M = 2.74, SD = 2.07) que a cualquiera de las otras terminaciones no verbales excepto la tristeza (M = 1.90, SD = 1.84).

Los niños reaccionaron de manera similar a la mayoría de las formas de expresiones de conflictos no verbales; sin embargo, informaron sentirse más negativos en reacción a las muestras paternas de miedo (M = 2.77, SD = 1.91, para la madre; M = 2.74, SD = 2.07, para el padre).

En cuanto al nivel de Complejidad de las soluciones sugeridas para el conflicto de los padres, no se encontraron contrastes significativos para el efecto principal de los finales. Sin embargo, se encontraron diferencias de género que sugerían que las soluciones generadas por las niñas eran más complejas (M = 2.21, SD = 0.78) que las generadas por los niños (M = 1.97, SD = 0.81).

Sobre los tipos de estrategias de intervención personal, se encontraron resultados significativos solo para las intervenciones de acercamiento a ambos padres, evitación activa y reacciones hostiles. Los análisis de las intervenciones en las que se abordarían ambos padres revelaron un efecto principal de la edad que sugirió que los hijos pequeños (M = 0,44, SD = 0,50) y preadolescentes (M = 0,33 , SD = 0.47) fueron más propensos a acercarse a ambos padres que los adolescentes (M = 0.19, SD = 0.40). Con respecto a los informes de los participantes que evitarían el conflicto parental, un efecto principal de la edad sugirió que los hijos más pequeños (M = 0.19, SD = 0.40) eran más propensos que los preadolescentes (M = 0.01, SD = 0.23) o adolescentes (M = .004, SD = 0.21) para informar que evitarían intervenir en disputas parentales. Además, los hijos más pequeños reportaron más hostilidad (M = 0.30, SD = 0.46) que preadolescentes (M = 0.13, SD = 0.30) o adolescentes (M = 0.13, SD = 0.33) en respuesta al conflicto de los adultos.

Sobre el nivel de confianza de los hijos en su capacidad para resolver con éxito las disputas de los padres, las pruebas indicaron que los hijos más pequeños tenían más confianza (M = 3.61, SD = 1.36) que los preadolescentes (M = 2.91, SD = 1.29) y adolescentes (M = 2.43, SD = 1.21) en su habilidad para resolver el conflicto entre padres. Además, las pruebas de contraste también revelaron que los preadolescentes tenían mucha más confianza en sus habilidades de resolución de conflictos que los adolescentes.

 

Resultados

Los hallazgos de este estudio implican que los comportamientos de conflicto no verbal utilizados en las disputas parentales no pasan desapercibidos para los hijos. Por el contrario, los hijosreaccionan negativamente al conflicto no verbal de forma similar a sus reacciones ante el conflicto verbal, como se refleja en sus informes de mayor negatividad, hostilidad y evitación activa. Uno de los hallazgos clave fue que las muestras de miedo de los adultos produjeron mayores sentimientos de negatividad que cualquier otro final no verbal excepto la tristeza. Puede ser que el miedo produzca más negatividad que enfado porque representa una amenaza más directa para la seguridad emocional de los niños. Es decir, los hijos pueden ver a un padre temeroso como más vulnerable y menos capaz de proporcionar protección que un padre enfadado.

Hemos visto además que varias reacciones hacia el conflicto no verbal variaron en función de la edad. En primer lugar, los niños más pequeños reaccionaron de manera diferente a los niños mayores en sus intervenciones de conflicto. Como se esperaba, los niños más pequeños tenían más probabilidades que los adolescentes de evitar activamente la intervención en el conflicto parental. Esas reacciones evitativas sugieren que el conflicto es más angustioso y, tal vez, más amenazante para los niños más pequeños. Sin embargo, cuando los niños más pequeños sí proponían intervenciones, tenían más probabilidades que los adolescentes de acercarse a ambos padres en lugar de mostrar una preferencia por interactuar con uno de los padres sobre el otro. Los niños más pequeños también mostraron niveles de confianza más altos que los niños mayores en su capacidad para resolver conflictos no verbales, lo que indica que pueden tener una comprensión más simplista del conflicto y la resolución de conflictos debido a su falta de exposición a la resolución de problemas.

Con respecto a las diferencias de género, las niñas generaron soluciones más complejas para la madre que los niños. Es posible que las niñas ofrezcan soluciones más complejas porque son más propensas que los niños a reaccionar ante el conflicto parental con suposiciones de responsabilidad personal, mayor autoculpación, y una mayor mediación. Aunque no está claro por qué las chicas no difieren de los chicos en sus soluciones para el padre, es posible que, además de los factores antes mencionados, las chicas se identifiquen más con su madre y, por lo tanto, puedan generar soluciones más complejas para ella.

Los informes de los niños sobre la desregulación emocional y conductual, así como los déficits de afrontamiento evaluados en respuesta a formas no verbales de conflicto, resaltan las implicaciones de estos hallazgos para la hipótesis de la seguridad emocional. Primero, en el área de la regulación emocional de los niños, encontramos que las expresiones de conflictos no verbales producen una respuesta emocional negativa. En segundo lugar, las niñas propusieron que intentarían regular el comportamiento de los padres al convertirse en mediadores más directamente involucrados en disputas parentales que involucran comportamientos de conflicto no verbal. En tercer lugar, en comparación con los niños más grandes, los niveles más altos de confianza de los niños más pequeños demostraron representaciones internas de habilidades de afrontamiento que pueden reflejar una comprensión más pobre de la complejidad del conflicto.

Para finalizar, los resultados de este estudio muestran que las evaluaciones de los hijos sobre el significado del conflicto parental, ya que afecta su seguridad emocional, no difieren en función de si ese conflicto se expresa verbal o no verbalmente. En sus evaluaciones del conflicto familiar, los hijos pueden considerar que las expresiones no verbales del conflicto son tan amenazantes para su bienestar emocional como el conflicto verbal. Además, las expresiones de miedo no verbales de los adultos pueden aumentar significativamente las implicaciones negativas de los conflictos sobre la seguridad emocional. Por tanto se puede concluir que solo reconociendo la naturaleza multidimensional del conflicto, pueden los investigadores obtener una mejor comprensión de los procesos específicos y las características del estímulo que influyen en las reacciones de los hijos al conflicto conyugal.

 

Por último recordar, si como lector estás interesado en comprender el comportamiento no verbal y aprender a detectar la mentira de una forma rigurosamente científica, abarcando de forma profesional todas las áreas de conocimiento necesarias para convertirte en un profesional en el ámbito del comportamiento no verbal, que cuentas con el Master 100% Online de Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira de Behavior & Law. No olvides consultar la web, el programa del Master, y no dudes en contactar con nosotros si tienes cualquier duda. También puedes leer artículos relacionados con la detección de mentiras en nuestro blog

hijos, expresiones_ hijos, expresiones

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Children’s emotional reactivity to interadult nonverbal conflict expressions” de los autores Gina De Arth-Pendley y Cummings, E Mark. Se trata de un extenso estudio sobre la reacción emocional de los hijos ante las expresiones no verbales en conflictos entre padres. En el estudio examinaron las reacciones de 3 grupos de niños (con edades comprendidas entre los 6 y 16 años) a múltiples formas de comportamiento de conflicto no verbal expresadas en simulaciones grabadas en vídeo de discusiones entre adultos.

 

Introducción

Los conflictos entre parejas casadas se han asociado con la inadaptación de los hijos. El conflicto conyugal, en comparación con otros aspectos individuales de matrimonios angustiados, es un predictor más fuerte de problemas de conducta negativos en los hijos. Los niños muestran angustia en respuesta al conflicto conyugal a través de respuestas motoras manifiestas, reacciones somáticas, aumento de ira o agresión y participación en disputas parentales. Las reacciones de los niños a la ira son significativamente diferentes de sus reacciones a las condiciones iniciales o de control, como las interacciones amistosas o emocionalmente neutras entre adultos.  Además, las emociones experimentadas por los niños están relacionadas con sus reacciones hacia el conflicto conyugal.

Por ejemplo, un estudio de Davies y Cummings mostró que los niños que previamente habían sido inducidos a sentirse enfadados o tristes reportaron menores percepciones de autorregulación y un aumento de las evaluaciones negativas en reacción al conflicto creado. Por el contrario, los niños que habían sido inducidos a sentirse felices mostraron evaluaciones negativas más bajas. Estos hallazgos sugieren que las emociones sentidas por el niño pueden ser un factor causal en las reacciones del niño a los conflictos entre adultos.

Aunque el conflicto puede ser angustiante para los hijos, es una parte inevitable de la vida que ocasionalmente experimentan incluso aquellos que viven en familias armoniosas. Por lo tanto, además de descubrir situaciones en las que se puede evitar el conflicto, los investigadores deberían centrarse en la heterogeneidad del conflicto y sus expresiones para comprender mejor el impacto del conflicto en los niños. Por ejemplo, los investigadores pueden obtener una evaluación más completa del efecto del conflicto utilizando el enfoque orientado al proceso propuesto por Cummings, que evalúa cómo las dimensiones múltiples y los dominios del conflicto matrimonial afectan en el sentimiento de seguridad emocional del niño. Este enfoque pretende ayudar a los investigadores a comprender cómo y por qué los factores psicológicos, fisiológicos y contextuales se organizan y operan dinámicamente a lo largo de la vida para afectar el funcionamiento y el desarrollo en general.

Aunque las investigaciones indican que el conflicto conyugal actúa como un factor de riesgo que puede afectar negativamente a los hijos, algunas formas de conflicto matrimonial (por ejemplo, la resolución constructiva de problemas) pueden no afectar a los niños de forma negativa como otras formas de conflicto (por ejemplo, violencia doméstica). Además, otros factores individuales (por ejemplo, la edad, los roles de género) pueden aumentar o proteger contra el impacto negativo del conflicto conyugal en los niños. Debido a que la relación entre los factores de riesgo y el desarrollo de la respuesta inadaptada es probabilística, los investigadores deberían examinar las características específicas del estímulo del conflicto y las características individuales de los niños expuestos a diversas formas de conflicto al estudiar los patrones de respuesta de los niños.

Los investigadores han demostrado que el conflicto matrimonial puede ser particularmente dañino cuando compromete la seguridad emocional del niño. Según la hipótesis de la seguridad emocional, la seguridad emocional, como un sistema regulatorio derivado del funcionamiento familiar, puede afectar a los hijos a través de su regulación emocional, la regulación de las relaciones matrimoniales y las representaciones internas de las relaciones familiares. El enfoque orientado al proceso explica las diferencias individuales y los contextos específicos y las características de estímulo de las expresiones de conflicto y, por lo tanto, es particularmente útil para estudiar estas variables como influencias en los patrones de respuesta emocional, conductual y cognitiva de los niños.

El propósito de los autores de este estudio fue aplicar este marco orientado al proceso a la investigación de las reacciones de los hijos a expresiones no verbales de emociones negativas (p. ej., enfado, miedo y tristeza) mostradas en disputas entre adultos, en función de las diferencias individuales y el estímulo específico características del comportamiento no verbal. Aunque se ha investigado sistemáticamente la sensibilidad de los niños a expresiones de ira verbales y físicamente agresivas, se sabe poco sobre las reacciones de los niños a las comunicaciones de conflictos no verbales (es decir, expresiones faciales y posturas corporales). En particular, aunque los investigadores han examinado la presencia de conducta no verbal dentro de la comunicación conyugal, así como las habilidades de los individuos para detectar estados emocionales en personas que muestran expresiones estáticas no verbales, no ha habido una comparación sistemática de los efectos de las comunicaciones no verbales expresadas durante el conflicto conyugal en los hijos.

 

Metodología

En este estudio se hicieron evaluaciones con respecto a los informes infantiles de reactividad emocional, estrategias de resolución de problemas, estrategias de intervención personal y niveles de confianza en respuesta a 12 interacciones grabadas en video que representaban diferentes comunicaciones no verbales, incluidas formas múltiples de expresión de conflictos no verbales.

Uno de los principales intereses en este estudio fue el efecto del conflicto no verbal en diferentes grupos de edad de los niños. Debido a que se ha descubierto que los niños más pequeños son menos capaces de regular la excitación emocional y la angustia que los niños mayores, se esperaba que los niños más pequeños reaccionaran más negativamente a las expresiones de conflicto no verbal. Además, se esperaba que los niños mayores tuvieran más probabilidades que los niños más pequeños de mostrar estrategias complejas de resolución de problemas para los adultos conflictivos, porque los niños mayores tienen más experiencias de vida con el conflicto y capacidades de razonamiento más desarrolladas.

También se realizó en este estudio un análisis sobre estrategias de intervención personal para determinar si la mediación propuesta con uno o ambos padres, la evitación activa del conflicto parental, o la hostilidad hacia los adultos conflictivos variaban en función de la edad de los hijos. Aunque los análisis de las preferencias de los hijos para acercarse a uno o ambos padres fueron exploratorios, esperábamos que los niños más pequeños, con su desregulación emocional aumentada y nociones limitadas de cómo proponer la mediación reaccionarían con mayor evitación y hostilidad que los niños mayores.

Con respecto a los niveles de confianza, se esperaba que los niños más pequeños, comparados con los mayores, informaran tener más confianza en que podrían resolver disputas parentales, porque los niños más pequeños tienen menos experiencia con las complejidades de resolución de problemas y conflictos. En resumen, el estudio plantea la hipótesis de que los niños más pequeños, a diferencia de los niños mayores, reportarían una mayor negatividad emocional, estrategias de resolución de problemas menos complejas, más evitación y hostilidad y una mayor confianza en su capacidad para resolver con éxito las disputas entre los padres.

Debido al énfasis en el enfoque orientado al proceso para evaluar las posibles relaciones entre el contexto y las características individuales, también se incluye el género (además de la edad) como un factor en los análisis. Sin embargo, la literatura hasta la fecha sobre las diferencias de género con respecto a la reactividad de los niños a las expresiones de conflicto es escasa. Por lo tanto, se realizó un examen exploratorio de posibles diferencias de género infantil.

Una nota final se refiere a las diversas formas de expresiones no verbales examinadas en este estudio. Este fue un enfoque preliminar y exploratorio para estudiar las reacciones hacia ciertas expresiones que se encuentran comúnmente en las disputas entre adultos; por lo tanto, no se investigaron todas las formas posibles de comunicaciones no verbales exhibidas durante el conflicto. Sobre la base de la noción de que existe una uniformidad universal en la forma en que las personas muestran emociones y cómo pueden detectar estados emocionales observando las características faciales (de ello habló Ekman), se esperaba que los niños en este estudio tendrían la capacidad de distinguir con precisión entre los estados emocionales negativos y no negativos de las parejas en conflicto de las emociones básicas de ira, tristeza, miedo y felicidad.

Las formas de expresiones de conflicto negativas seleccionadas para el examen fueron las que se pueden observar comúnmente durante los conflictos cotidianos. En este estudio, las expresiones negativas no verbales incluyeron las de la orientación del cuerpo que evita la ira, la evitación a través de la barrera del objeto, la exasperación, la intimidación, el “tratamiento silencioso”, y las del miedo y la tristeza. Las expresiones no verbales de miedo y tristeza, aunque no expresiones de enojo, con frecuencia acompañan expresiones de ira y a menudo ocurren durante episodios de conflicto conyugal. Por lo tanto, la cuestión de cómo reaccionan los niños a las expresiones no verbales de miedo y tristeza es pertinente para una comprensión más completa de los efectos de las comunicaciones matrimoniales no verbales negativas en los niños.

En el estudio se incluyen las siguientes condiciones para fines de comparación y para presentar una variedad de expresiones no negativas, así como para evitar posibles sesgos de expectativa o efectos de habituación: una interacción airada con una resolución verbal, dos interacciones no verbales amistosas (por ejemplo, afecto facial positivo y afecto físico), y una discusión amistosa verbal. Cada terminación no verbal consistía en expresiones faciales y posturas corporales relativas a la comunicación no verbal. Por ejemplo, cada expresión de conflicto contenía comportamientos específicos que se han codificado en investigaciones pasadas como conductas “negativas”; las expresiones amistosas contenían conductas codificadas como “positivas” o no negativas.

Participaron en el estudio 22 niños de 6 a 8 años (10 niños y 12 niñas, edad media = 6.95 años, SD = 1.05); 20 preadolescentes, con edades entre 10 y 12 años (10 niños y 10 niñas, edad media = 11.0 años, SD = 1.12); y 20 adolescentes, de entre 14 y 16 años (10 niños y 10 niñas, edad media = 14.7 años, SD = 1.42). Todos los participantes fueron reclutados a través de anuncios en periódicos pagados y recibieron una compensación por su participación.

Las madres de los participantes acompañaron a sus hijos al laboratorio y completaron las medidas sobre las características de los antecedentes familiares mientras sus hijos participaban en el estudio. Los antecedentes educativos de los padres iban desde el 1° grado hasta el nivel de doctorado (años promedio de educación = 13.8, SD = 2.8). El ingreso mensual de los padres varió de $1,000 a $ 10,500 (ingreso mensual promedio = $ 3,850.81, SD = $ 1,888.22). Con respecto a la etnia de los participantes, 83.3% eran caucásicos, 10.8% eran afroamericanos, 2.9% eran hispanos, 2.0% eran asiáticos y 1.0% eran nativos americanos.

Después de que los niños observaran cada segmento de las interacciones matrimoniales, fueron entrevistados por un asistente de investigación, que utilizó un cuestionario de 12 ítems que evaluó las percepciones de los niños sobre las emociones de los actores; las percepciones de los niños sobre sus propias emociones, en respuesta a los escenarios presentados; y las estrategias de resolución de problemas de los niños, las intervenciones personales y los niveles de confianza con respecto a las intervenciones.

Doce segmentos diferentes de video de 1 minuto de interacciones de adultos hombres y mujeres se presentaron a cada niño individualmente en el laboratorio. Estos segmentos incluyeron 5 expresiones de enfado no verbales (por ejemplo, tratamiento silencioso, orientación corporal evitativa, evitación a través de una barrera, exasperación e intimidación), 1 expresión no verbal de tristeza, 1 expresión no verbal de miedo, 2 interacciones amistosas no verbales (por ejemplo, afecto físico) y afecto facial positivo), 1 interacción verbal amistosa (p. ej., discusión positiva), 1 expresión verbal de ira sin resolución (p. ej., discusión continua) y 1 expresión verbal de ira con resolución verbal.

Tres situaciones preparadas proporcionaron los temas para los nueve tipos de interacciones emocionales negativas (es decir, las siete interacciones con expresiones de conflicto no verbal y las dos interacciones con expresiones de ira verbal). De estas nueve interacciones, tres representaron una discusión sobre el costo de la factura del teléfono, tres presentaron una discusión durante la cena, y tres retrataron una discusión sobre la limpieza de la casa. La duración de cada situación fue de 45 segundos. Cada situación fue seguida por uno de los nueve finales diferentes de 15 segundos, por lo que la duración total de cada interacción fue de 1 minuto. Además, los participantes vieron tres interacciones amistosas de 1 minuto, que describieron el afecto facial positivo, el afecto físico y una discusión positiva.

Los conflictos representados en las sátiras base enojadas tenían la intención de representar disputas normales y cotidianas. Por lo tanto, ninguna de las disputas se expresó intensamente enojada, y los temas de los argumentos eran sobre asuntos cotidianos. Dos conjuntos de actores (es decir, dos parejas de padres diferentes) realizaron las interacciones. Se escribieron guiones para las interacciones, de modo que la redacción era la misma para ambos grupos de actores. Para evitar que los comportamientos no deseados entren en diferentes escenarios con diferentes actores, incluimos instrucciones específicas en los guiones para las expresiones de afecto facial y comportamientos específicos no verbales de los actores. Todos los actores, por lo tanto, expresaron los mismos comportamientos, palabras y niveles de intensidad de cada emoción en los sketches básicos y en las interacciones positivas.

Los actores representaron los finales en niveles de intensidad similares que estaban dentro de un rango bajo a moderado de ira, miedo o tristeza, ya que las expresiones de conflicto retratadas a niveles moderados muestran efectivamente diferencias en las reacciones al conflicto conyugal. Dos evaluadores (un graduado y un estudiante de pregrado) vieron la grabación de cada expresión y estuvieron de acuerdo en que la representación y la intensidad de las expresiones fueron similares en todos los actores y escenarios.

La presentación de las terminaciones se organizó en un orden asignado aleatoriamente en una cinta de video. Este orden fue contrarrestada por una segunda cinta de video, de modo que la mitad de cada grupo de participantes vieron las interacciones en el orden mostrado en la primera cinta de video y la otra mitad visualizó las interacciones en el orden que se muestra en la segunda cinta de vídeo. Para reducir la posibilidad de que los niños salgan del laboratorio con preocupaciones por la pareja en conflicto, se incluyó una resolución al final de cada video en la que ambas parejas se disculparon por todos los comportamientos negativos que mostraron durante las interacciones previas y declararon que no estaban enfadados el uno con el otro.

Un asistente de investigación explicó a cada niño individualmente que él o ella vería las interacciones grabadas en video entre los actores adultos. A cada niño se le pidió que simulara que los actores eran sus padres y que imaginara que se comportaban de la manera presentada en la cinta de video. Después de cada interacción grabada en video, el vídeo se detuvo y cada niño recibió una serie de preguntas sobre sus sentimientos con respecto al final de cada interacción. Específicamente, se le pidió a cada niño que señalara cómo se sentía al final de la interacción (por ejemplo, “enfadado”, “triste”, “asustado”, “bien, “o” feliz “). También se les pidió a los niños que calificaran la cantidad de emociones que sentían en una escala de 5 puntos que variaba de muy poco a mucho.

Puedes seguir leyendo la segunda parte ¿Cómo  reaccionan los hijos ante las expresiones verbales y no verbales de discusión de sus padres? (Parte II)

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes seguir leyendo artículos de comportamiento no verbal en nuestro blog de Comportamiento No Verbal

Continúa en la siguiente entrada del blog.

musicoterapia_ musicoterapia

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “A Comparison of Music Therapy Students’ and Professional Music Therapists’ Nonverbal Behavior: A Pilot Study” de los autores Jones, Jennifer D y Cevasco, Andrea M., Se trata de un extenso estudio que trata diferentes temas relativos al comportamiento no verbal y la musicoterapia, por lo que procedemos a resumir un fragmento del estudio en donde se explican las diferencias encontradas entre los profesionales y los estudiantes de musicoterapia en su comportamiento no verbal con los pacientes. 

La musicoterapia ha sido documentada como un tratamiento efectivo para la demencia, y cuando se comparó con otras actividades recreativas, la musicoterapia provocó una mayor participación de pacientes con enfermedad de Alzheimer. Se obtienen habilidades cognitivas como la memoria, y se sabe que la capacidad de mantener la atención se puede mejorar a través de la música. La música en vivo se considera un protocolo de tratamiento efectivo, y el canto se cita frecuentemente como una técnica utilizada con adultos mayores, particularmente en el logro de objetivos sociales / emocionales.

El resumen de esta sección del artículo evalúa el impacto clínico de los comportamientos no verbales de los terapeutas en los clientes. Aunque los tipos de comportamientos no verbales disponibles durante la canción son restringidos, los musicoterapeutas pueden utilizar la expresión facial y la proximidad mientras cantan y tocan la guitarra. No se sabe qué habilidades no verbales tienen los estudiantes de musicoterapia; sin embargo, se observó que las estudiantes de enfermería carecían de habilidades no verbales adecuadas en el entorno clínico. Los objetivos de esta investigación descriptiva fueron observar sistemáticamente la expresión facial y la proximidad de los musicoterapeutas profesionales, y de los estudiantes de musicoterapia durante el uso de la guitarra para adultos mayores, y determinar si existían diferencias en comportamientos no verbales.

Para ello, 10 mujeres participantes fueron reclutadas para las dos partes de este estudio. Cuatro musicoterapeutas profesionales y 6 estudiantes de musicoterapia que brindaron servicios para adultos mayores en la comunidad como parte de su empleo, trabajo de grado o servicio voluntario. Todos aceptaron ser grabados en video y/u observados mientras cantaban canciones con los pacientes. De los musicoterapeutas, tres tenían aproximadamente 5 años de experiencia clínica con gerontología y uno tenía más de 20 años de experiencia clínica con gerontología. Los estudiantes de musicoterapia tenían al menos un semestre de práctica previa y se habían emparejado con los musicoterapeutas profesionales y habían trabajado con estos pacientes geriátricos entre 4 y 6 semanas antes de la recopilación de datos. En la primera parte del estudio, se observaron 3 musicoterapeutas y 3 estudiantes para la expresión facial. Durante la segunda parte, 2 de los 3 terapeutas musicales, un musicoterapeuta adicional y 3 estudiantes diferentes fueron observados por su proximidad.

Se seleccionaron tres entornos para adultos mayores para el estudio: a) vida asistida (n = 1), b) programa de atención diurna para adultos con demencia (n = 1), y c) atención residencial para adultos con demencia (n = 2). Estas instalaciones representan diferentes niveles de atención a lo largo de la serie de servicios para adultos mayores con pérdida de memoria y trastornos de demencia. La configuración no se diseñó con fines de investigación, sino que formaba parte de sesiones de terapia de música en curso que se llevaban a cabo en salas de día en cada instalación. El tamaño del grupo varió de aproximadamente 10 a 25 miembros.

Para la mayoría de las sesiones, el líder del grupo de musicoterapia colocó las sillas en la forma deseada. El grupo más grande, en una de las instalaciones de vida asistida, contenía al menos 25 miembros del grupo sentados en dos amplios arcos. Una segunda instalación de vida asistida tenía 10 participantes sentados en línea recta. Los participantes del programa de guardería (aproximadamente 10) estaban sentados en forma de herradura. Los líderes del grupo en la instalación residencial comenzaron la sesión donde los ocho pacientes ya estaban sentados, lo que resultó en una disposición dispersa de pacientes. El tamaño del grupo y el espacio utilizado disminuyó con el nivel de funcionamiento de los miembros del grupo, con la instalación residencial para adultos con demencia que tiene la menor cantidad de personas ubicadas en el espacio más pequeño. Los líderes determinaron los asientos en grupo y los investigadores no los modificaron.

Durante la misma sesión, los profesionales y estudiantes dirigieron canciones de su elección que eran familiares para los pacientes en cada una de las cuatro instalaciones. El líder fue observado mientras cantaba y acompañaba la canción usando la guitarra (interpretaban las canciones de memoria). Las canciones variaron en longitud de 90 segundos a 120 segundos. Los adultos mayores fueron animados a cantar con el líder.

Las parejas de estudiantes profesionales se grabaron en vídeo para el análisis de la expresión facial. Dos profesionales de musicoterapia certificados por el consejo analizaron las cintas de vídeo. Las expresiones faciales se observaron durante 10 segundos, seguidas por un período de 5 segundos para registrar si las expresiones faciales se mantuvieron iguales o se cambiaron. Los datos de la expresión facial se recopilaron durante toda la duración de la canción; la confiabilidad entre evaluadores fue del 93% para los datos de expresión facial.

Los investigadores observaron a los profesionales y estudiantes en el sitio para obtener datos de proximidad. Las observaciones se realizaron durante 10 segundos, seguidos por un período de 5 segundos para la grabación. Los datos de proximidad se recolectaron utilizando un formulario de observación diseñado por un investigador que definió los siguientes comportamientos: líder abordado (definido como mover cada pie hacia un cliente), líder inclinado (hacia adelante, hacia atrás o de lado a lado), líder alejado de los clientes , o el líder permaneció en el mismo lugar. Las categorías de comportamiento no eran mutuamente excluyentes; el líder observado podría participar en más de un comportamiento de proximidad durante cada observación de 10 segundos. La confiabilidad entre evaluadores fue del 70% para las observaciones de proximidad.

Los resultados fueron los siguientes: hubo una diferencia significativa en el número total de intervalos en los cuales la expresión facial varió entre los profesionales y los estudiantes de musicoterapia. Los terapeutas profesionales cambiaron la expresión facial durante más intervalos que los estudiantes. El profesional de la unidad residencial para adultos con demencia cambió la expresión durante el 100% de los intervalos. Dos de los tres cambios en expresiones faciales para un alumno y los dos cambios para otro alumno fueron autodirigidos (fruncidos el ceño después de un error de interpretación) en lugar de ser dirigidos por el cliente. Las expresiones faciales de los musicoterapeutas profesionales fueron dirigidas hacia el paciente.

Los terapeutas profesionales a menudo comenzaron con una expresión facial neutral que cambió durante la canción, y los estudiantes generalmente sonreían durante toda la canción. Un profesional sonrió al final de las frases de la canción y volvió a una expresión más neutral al reanudar el texto y la melodía. Cuando los estudiantes mantuvieron una sonrisa constante, los cambios observados en la expresión facial ocurrieron en la posición de las cejas. Los cambios en la expresión de los terapeutas profesionales fueron en general más obvios para los investigadores ya que los cambios involucraron varias partes del rostro.

El análisis gráfico se realizó sobre datos de proximidad ya que las categorías de comportamiento no eran mutuamente excluyentes; por lo tanto, los datos no fueron adecuados para el análisis estadístico. Los terapeutas profesionales y los estudiantes se acercaron a los clientes a un ritmo similar; sin embargo, la cantidad de tiempo invertido en moverse o permanecer en un lugar era diferente entre profesionales y estudiantes. Los estudiantes retrocedieron durante más intervalos, reduciendo así la cantidad de tiempo que pasaron cerca de los clientes. Los estudiantes también permanecieron en el mismo lugar durante un mayor porcentaje de tiempo que los terapeutas profesionales y con frecuencia permanecieron en un lugar después de alejarse de los clientes, lo que contribuyó a una mayor cantidad de tiempo que los clientes pasaban en posiciones distantes. Los terapeutas profesionales se balancearon acercándose, alejándose de los clientes y permaneciendo quietos.

Los resultados de este estudio sugieren que los profesionales utilizaron comportamientos no verbales de forma diferente a los estudiantes; sin embargo, es necesaria una investigación adicional que examine los comportamientos no verbales de los musicoterapeutas que interactúan con los pacientes.  Además, este estudio se limitó a los comportamientos no verbales que se muestran mientras se canta con un grupo de adultos mayores. Se necesita investigación durante las sesiones con otras poblaciones clínicas, durante la musicoterapia individual entre un terapeuta y un solo paciente, y durante otros tipos de intervenciones musicales. Es probable que las conductas no verbales entre líderes y pacientes cambien con el tiempo, particularmente la proximidad.

Los musicoterapeutas deben maximizar la comunicación con los pacientes durante la música, lo que a menudo implica el uso de conductas no verbales. Los estudiantes de musicoterapia pueden necesitar instrucción sistemática sobre el uso del comportamiento no verbal para agregarlos a su repertorio de habilidades clínicas.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes leer más artículos en nuestro blog de Comportamiento No Verbal.

 

 

 

 

 

pacientes_ pacientes

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “A Comparison of Music Therapy Students’ and Professional Music Therapists’ Nonverbal Behavior: A Pilot Study” de los autores Jones, Jennifer D y Cevasco, Andrea M., Se trata de un extenso estudio que trata diferentes temas relativos al comportamiento no verbal y la musicoterapia, por lo que procedemos a resumir un fragmento del estudio en donde se explican las diferentes influencias del comportamiento no verbal según la edad y salud de los pacientes en entornos hospitalarios.

Los investigadores han estudiado el papel de las expresiones faciales en la comunicación y los efectos de las expresiones faciales positivas, y descubrieron que las diferencias físicas en las sonrisas de disfrute, definidas como sonrisas espontáneas, versus las sonrisas forzadas, eran observables e incluso influían en las percepciones de los demás. Aquellos que demostraron sonrisas de disfrute fueron vistos como más positivos y parecían más expresivos, naturales, extrovertidos, sociables, relajados y agradables que cuando mostraron sonrisas no placenteras. Los investigadores encontraron que la sonrisa positiva influyó en la confianza entre extraños; también encontraron que las características faciales afectaron en torno a la cooperación, y también se descubrió que las parejas que tenían juicios positivos sobre la calidad de la relación mostraban expresiones faciales y posturas significativamente más positivas.

También se ha investigado que muchas personas imitaban espontáneamente las expresiones emocionales de aquellos que observaban y, a través de este mimetismo, experimentaron un cierto contagio emocional. La expresión facial está estrechamente relacionada con las emociones de un individuo y la comprensión de los estados emocionales de los demás; sin embargo, la capacidad de decodificar la expresión facial y hacer suposiciones precisas sobre el estado emocional de una persona no es uniforme a lo largo de la vida. El proceso de envejecimiento y ciertas enfermedades afectan la capacidad de una persona para juzgar la expresión facial y otros tipos de comportamiento no verbal.

El proceso de envejecimiento afecta la capacidad de uno para decodificar la información no verbal, en particular el reconocimiento y la expresión de emociones negativas a través de la expresión facial. Los investigadores en psicología social han explicado este déficit en la decodificación de las emociones negativas como un mayor control sobre las emociones negativas con la edad; sin embargo, investigaciones neuropsicológicas indican que el daño a diferentes regiones neuronales afecta el reconocimiento de la emoción.

Los adultos mayores fueron significativamente menos expertos en identificar las emociones de miedo y tristeza, pero identificaron con mayor precisión el disgusto en comparación con los adultos más jóvenes. Se sabe además que la enfermedad de Parkinson afectó significativamente a la identificación de emociones de los sujetos. Los autores concluyeron que las estructuras cerebrales específicas fueron responsables de codificar ciertas emociones y que el envejecimiento y la enfermedad pueden afectar al reconocimiento de emociones específicas. Otros investigadores, sin embargo, encontraron que los participantes mayores, con una edad promedia de 77 años, reestructuraron lo que las personas indicaron para que coincida con el contenido no verbal que se expresó a través de expresiones faciales, lo que indica que los adultos mayores siguen confiando en la información no verbal.

En el estudio de la distancia y el espacio en la interacción humana (la proxemia) la distancia interpersonal puede indicar el estado social relativo de cada persona y determinar el tipo de interacción. Las personas de edad similar interactúan más de cerca, al igual que las personas del mismo estatus social. Los muy mayores y muy jóvenes son la excepción a esta norma; a menudo provocan interacciones a una mayor proximidad. La distancia puede reflejar el nivel de comodidad entre dos personas con distancias mayores observadas entre personas incómodas durante la comunicación.

Las personas con condiciones discapacitantes observables a menudo se encuentran con mayores distancias de interacción. En el transcurso de tres tareas, se encontró que los sujetos que enseñaban una tarea a los compañeros mantenían una mayor distancia interpersonal con el compañero que usaba una silla de ruedas que el compañero sin silla de ruedas. La distancia entre el sujeto y los compañeros fue significativamente mayor durante la primera interacción, aunque la mayor distancia entre el sujeto y el compañero con una silla de ruedas no alcanzó significación en las interacciones posteriores. A medida que el sujeto ganó experiencia, la tendencia a evitar la interacción próxima se redujo.  Una mayor familiaridad con la situación fomentó una interacción más próxima entre el sujeto y el compañero.

Los investigadores a menudo examinan la proximidad de dos personas que participan en la comunicación, así como el impacto del espacio en los grupos de comunicadores. Los adultos mayores experimentaron mayores beneficios de una mayor proximidad durante una tarea de discusión que los adultos en edad universitaria. Los adultos mayores reportaron menos ansiedad cuando se comunican en lugares cerrados y percibieron a sus compañeros de comunicación significativamente más positivamente que sus compañero más jóvenes. Muchos de los adultos mayores en el estudio vivían solos e informaban significativamente más soledad que los estudiantes universitarios. La proximidad más cercana pareció proporcionar un aumento positivo de la excitación que resultó en una mejor comunicación y disfrute. La capacidad de comunicación de los adultos mayores se vio facilitada por una mayor proximidad.

Los investigadores han encontrado que los adultos mayores usan e interpretan los gestos de forma diferente a los adultos más jóvenes. Las mujeres entre las edades de 62 y 80 usaron significativamente menos gestos descriptivos en una tarea de descripción de objetos en comparación con las mujeres más jóvenes (entre 18 y 34 años). Las mujeres mayores tomaron más tiempo para describir los elementos verbalmente que sus compañero más jóvenes.

Además, los adultos mayores fueron significativamente menos hábiles para juzgar las emociones de los movimientos corporales que los adultos más jóvenes. Los adultos mayores en el estudio cometieron más errores decodificando las emociones negativas de los gestos que los positivos. No está claro si las enfermedades relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer, alteran la capacidad de identificar las emociones a partir de señales del cuerpo, por lo tanto, los profesionales deben ser conscientes de que los adultos mayores pueden no usar la información codificada por el movimiento corporal y gestos tan efectivamente como sus compañero más jóvenes.

Sin embargo, ambos grupos hacen juicios sobre su grado de satisfacción con la atención basada en el comportamiento no verbal de los profesionales de la salud. Por tanto, se sabe que la comunicación no verbal fue el principal predictor de la satisfacción del paciente. Esto incluyó pacientes con problemas médicos directos como dolor de pecho, aquellos que  buscan asistencia sobre el VIH, o aquellos con más necesidades psicosociales de depresión o abuso sexual. Los pacientes informaron estar satisfechos con los médicos en función de su comportamiento no verbal en lugar de las preguntas que hicieron o no hicieron los médicos. Los autores sugirieron que los médicos deben atender sus comportamientos no verbales si desean aumentar la satisfacción del paciente a pesar de lo que dicen o de la información que reúnen durante las visitas de los pacientes. También sugirieron que la formación de estudiantes y residentes incluya instrucción formal en habilidades de comunicación no verbal.

Se encontraron resultados similares en estudios de enfermeras practicantes y estudiantes. Se examinó el comportamiento no verbal de las enfermeras y descubrieron que las enfermeras desarrollaron una buena relación con los pacientes ancianos en la enfermería domiciliaria y un hogar para los ancianos a través de la mirada, la cabeza y la sonrisa. En casi todos los encuentros, las enfermeras sonrieron y asintieron con la cabeza, y durante el 58% de las interacciones, las enfermeras se acercaban al paciente, expresando su inmediatez y sus comportamientos de interés.

Sin embargo las estudiantes de enfermería estaban físicamente distantes de los pacientes con delirio en rotaciones de salud mental por dos motivos: miedo a daño físico y sentimientos de inadecuación durante la comunicación. Cuándo y cómo los profesionales de la salud aprenden a utilizar de manera efectiva las conductas no verbales para establecer una relación y comunicarse con los pacientes es digno de una investigación continua.

En los últimos años, los profesionales médicos han tenido un interés especial en investigar los efectos del comportamiento no verbal durante las interacciones con pacientes ancianos. En otra investigación, se estudiaron las calificaciones de los pacientes sobre los comportamientos no verbales comunicativos y específicos de los fisioterapeutas con el funcionamiento físico, cognitivo y psicológico de los pacientes ancianos al ingreso, en el momento del alta y 3 meses después del alta. Encontraron que el comportamiento de distanciamiento de los terapeutas, definido como no sonreír, permanecer sentados y no mirar a los clientes, predijo significativamente una disminución en las actividades cotidianas de los clientes, se asoció con un aumento en la confusión cognitiva de los clientes, se correlacionó positivamente con grado de depresión, y como resultado una disminución del funcionamiento físico.

Los terapeutas que mostraron un afecto positivo dieron como resultado que los pacientes mostraran una disminución en la confusión. Sonriendo se produjo una mejora en la movilidad. Un hallazgo interesante fue que los efectos positivos de fruncir el ceño y asentir con la cabeza por parte de los terapeutas estaban representados por una disminución en la confusión; los encogimientos de los terapeutas se asociaron con una disminución de la movilidad; y la sacudida de la cabeza del terapeuta se asoció con una disminución en la confusión. En general, la expresividad facial resultó en una mejora sustancial en las actividades de la vida diaria y una disminución en la confusión, así como mejoras a corto y largo plazo en el funcionamiento físico y cognitivo. Los autores teorizaron que este fenómeno podría deberse a que la expresividad facial comunica empatía y preocupación por el cliente, lo que resulta en la satisfacción del paciente y mejoras en la salud.

En base a estos resultados, se realizó un segundo estudio para investigar los efectos de tres categorías de afecto facial: la expresividad facial involucraba la combinación de sonreír, fruncir el ceño y asentir con la cabeza; afecto positivo referido a la combinación de sonreír y asentir; y afecto negativo implicó la combinación de mirar hacia otro lado y no sonreír. Los pacientes valoraron la expresividad facial y el afecto positivo más positivamente que el patrón neutral, y el afecto positivo resultó en la mayor satisfacción del paciente. Aquellos terapeutas que exhibieron expresividad facial y afecto positivo fueron percibidos como más cálidos, comprensivos, preocupados y empáticos.

 

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes seguir leyendo artículos de comportamiento no verbal en nuestro blog de Comportamiento No Verbal

moralidad_ moralidad

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Initial Impressions Determine Behaviours: Morality Predicts the Willingness to Help Newcomers.”, de los autores Stefano Pagliaro, Marco Brambilla, Simona Sacchi , Manuela D’Angelo y Naomi Ellemers, que analizan qué papel tiene la moralidad en el juicio social y en la evaluación inicial de la otra persona.

Durante las últimas décadas, la psicología social ha abordado las implicaciones sociales de la moralidad en las relaciones interpersonales y los procesos grupales. Esta investigación en concreto ha examinado la relación existente entre el razonamiento moral y el juicio emitido, así como las emociones provocadas por las características morales y por tanto su consecuencia en la formación de impresiones. Se trata de un estudio interesante ya que, como sabemos, los juicios morales son muy importantes en las evaluaciones dentro de los grupos, en las normas grupales y en la formación de impresiones de otros individuos o grupos.

Además de realizar un estudio sobre ello, el presente artículo investiga una hipótesis: ¿la información moral percibida y la respuesta emocional provocada al inicio de la interacción también tiene un impacto en las intenciones conductuales posteriores hacia la otra persona (por ejemplo, voluntad de ayudar y apoyar a un recién llegado en el trabajo)?.

El modo en que las personas forman impresiones de otros individuos y grupos es un tema central en la psicología social, que organiza las impresiones de las personas en dos dimensiones evaluadoras centrales que son la competencia (instrumental) y la calidez (expresiva). La dimensión de calidez abarca los rasgos asociados con la sociabilidad (como ser servicial y amable), así como los rasgos que indican la moralidad (como la honestidad y la confiabilidad). Además, se demostró a través de diferentes grupos, contextos culturales y metodologías de investigación que la moralidad (más que la competencia o la sociabilidad) es la base principal del orgullo y la identificación del grupo. Como resultado, por ejemplo, se descubrió que la moralidad percibida de la organización aumentaba los sentimientos de orgullo de los empleados hacia la organización, y predijo su satisfacción y compromiso laboral.

Conociendo por tanto estas dimensiones y subdimensiones, algunos estudios examinaron el impacto de la información vinculada a la moralidad de desconocidos en comparación con la información vinculada a la sociabilidad y competencia de desconocidos. En una serie de experimentos, los participantes mostraron una tendencia significativa a seleccionar más moralidad que sociabilidad e información de competencia cuando se les pidió que eligieran rasgos que los ayudaran a formarse una impresión de otro desconocido. En un esfuerzo por explicar por qué la gente mira principalmente la moralidad (en vez de competencia y sociabilidad) cuando forma una impresión global de los demás, los investigadores generalmente se refieren a una hipótesis funcionalista que explica que las personas atienden la información moral en las interacciones sociales porque les interesa principalmente comprender si las intenciones conductuales de la otra parte (que puede ser un individuo o un grupo) son beneficiosas o perjudiciales para ellos.

Podría decirse que este juicio debería guiar el comportamiento posterior hacia la otra parte, en términos, por ejemplo, de las tendencias de evitación de aproximación, o de las tendencias de cooperación. La idea de que la información sobre la moralidad de otra persona probablemente provoque respuestas emocionales más fuertes que la información relacionada con la competencia también es sugerida por aquellos trabajos que han argumentado que los juicios morales tienen implicaciones sociales de mayor alcance que los juicios de competencia, causando que las personas sean más vigilantes para los miembros de su grupo que podrían carecer de moralidad en lugar de aquellos que carecen de competencia. Por tanto podemos entender que la moralidad (en lugar de la competencia) es un determinante primario de las reacciones emocionales hacia un objetivo específico, y que provoca respuestas conductuales.

Para corroborar estas ideas, la investigación que presentamos se centra en el impacto de la moralidad (frente a la competencia) sobre la formación de impresiones y las tendencias de comportamiento en un lugar de trabajo real aplicado (una muestra de maestros y empleados escolares evalúan a un recién llegado en su organización y expresan su disposición a participar en actividades relacionadas con el trabajo que ayudarían al recién llegado a adaptarse a la nueva situación). Específicamente, la investigación evaluó las respuestas emocionales iniciales y la disposición a ayudar a la otra persona como indicadores relevantes de estos procesos.

Es decir, el objetivo fue evaluar si las respuestas emocionales iniciales guían el enfoque de comportamiento frente a las tendencias de evitación (en este caso, la disposición a participar en actividades sociales y relacionadas con el trabajo que ayudan al recién llegado a adaptarse a la nueva situación). Se examinó esto en el contexto de los trabajadores que dan la bienvenida a un recién llegado en el trabajo, ya que esto representa una situación en la que los participantes no dependen directamente de las acciones de la otra persona para sus propios resultados. Esto permite ir más allá de las explicaciones de pruebas de investigación anteriores basadas en el intercambio interpersonal y la interdependencia.

En la investigación participaron 79 profesores y empleados voluntarios, con una edad media de 40 años. Al comienzo del experimento, el investigador les dijo a los participantes que estaban participando en un estudio sobre la formación de impresiones. Se les pidió a los participantes que imaginaran que un nuevo director de escuela llegaría a su escuela en el futuro cercano. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a una de las cuatro condiciones experimentales: Baja moralidad, alta moralidad, baja competencia o alta competencia. Esto se mostraba según la descripción del gerente (tratando la moralidad en aspectos de honestidad, sinceridad y confiabilidad, y la competencia en aspectos de inteligencia, competencia y habilidad). Según la descripción, cada uno de los participantes debería de indicar el grado en que sentían diferentes rasgos como afecto, hostilidad, odio o sospecha hacia el sujeto.

A continuación, se pidió a los participantes que indicaran sus intenciones de ayudar a que el nuevo gerente se ajustara a la nueva situación participando en actividades (es decir, estaría dispuesto a: “pasar tiempo con el nuevo director escolar para describir el prácticas educativas ”, ” pasar tiempo con el nuevo director de la escuela para mostrar nuestra ciudad ”, ” trabajar junto con el nuevo director de escuela ”, etc.).

Finalmente se preguntó a cada participante que calificaran al nuevo gerente según la percepción de moralidad (“qué tan moral es el nuevo gerente?”) y de competencia (“es competente?”), en escalas del 1 (nada) al 7 (totalmente).

Los resultados mostraron lo siguiente: Los participantes indicaron una respuesta emocional más positiva al nuevo director escolar en la condición de alta moralidad que en la condición de baja moralidad, y calificaron al objetivo de manera más favorable en la condición de alta competencia que en la condición de baja competencia. Aun así, se revela que el efecto de la moralidad era confiablemente mucho más fuerte que el efecto de la competencia. En cuanto al comportamiento, los participantes mostraron más intenciones conductuales positivas en la condición de alta moralidad que en la condición de baja moralidad, pero no hubo resultados claramente diferenciados en los casos de alta y baja competencia.

Esto, por supuesto, no quiere decir que la competencia sea irrelevante, y de hecho también en la competencia de investigación actual afectó las respuestas emocionales iniciales. Sin embargo, los resultados muestran que el efecto de la competencia en estas respuestas iniciales es más débil que el efecto de la moralidad. Además, y posiblemente lo más útil e importante a nivel práctico, la competencia no influye en las tendencias conductuales de las personas para ayudar al otro desconocido, mientras que la moralidad sí lo hace. Estos resultados tienen implicaciones prácticas importantes, especialmente en empresas y organizaciones en los que las personas tratan de dar más visibilidad a su competencia que a su moralidad, ya que estos resultados sugieren que los compañeros de trabajo pueden estar más inclinados a utilizar información relacionada con la moral para establecer relaciones de apoyo y cooperación con otros en el trabajo.

Por lo tanto, estos hallazgos relacionados con el papel de diferentes dimensiones evaluativas en las percepciones sociales y sus consecuencias conductuales podrían ayudar a mejorar estratégicamente la sinergia entre los empleados en el trabajo, lo que puede ser crucial para promover la formación de equipos, la confianza y la cooperación en la empresa.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes seguir leyendo artículos de comportamiento no verbal en nuestro blog de Comportamiento No Verbal

 

 

conductas prosociales_ conductas prosociales

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Positive emotions and empathy as promotors of prosocial behavior and inhibitors of aggresive behavior” de los autores Richaud y Mesurado, que analizan si  la empatía y las emociones positivas son capaces de inhibir conductas agresivas y potenciar conductas prosociales.

Las emociones positivas son conceptualizadas como experiencias de satisfacción o placer, siendo las más frecuentes la alegría, la satisfacción, la serenidad y la simpatía. Las funciones de las emociones positivas vendrían a complementar las de las emociones negativas, y ambas serían igualmente importantes en un contexto evolutivo. Si las emociones negativas solucionan problemas de supervivencia inmediata, las emociones positivas solucionan cuestiones relativas al desarrollo y crecimiento personal y a la conexión social. En este sentido las emociones positivas permiten desarrollar las habilidades sociales adecuadas para generar vínculos entre personas y el aprendizaje de conductas de ayuda. Al mismo tiempo, varios estudios han mostrado una alta correlación entre los afectos negativos y el neuroticismo, cuyas características principales son la inestabilidad emocional y la agresividad.

Existe mucha evidencia acerca de la relación entre la empatía y la conducta prosocial pero la mayoría de estos estudios han analizado la relación entre la empatía y la conducta prosocial en conexión con situaciones de necesidad y o emociones negativas del objetivo, y se ha dado muy poca atención a la empatía positiva y en especial a la relación entre la empatía positiva y la conducta prosocial. Las personas tienden a ayudar a aquellos a quienes perciben como alegres y felices, por lo que la experiencia de empatía positiva puede determinar conductas prosociales.

Las conductas prosociales son las acciones que se realizan voluntariamente para aumentar el bienestar de otro. Actuando autónomamente la prosocialidad no sólo contribuye al bienestar del que recibe la acción y mejora las relaciones interpersonales, sino que además genera afecto positivo y bienestar en la persona que realiza tales conductas, por lo tanto, las personas estarían intrínsecamente motivadas a mostrar conducta prosocial cuando experimentan afecto positivo, porque actuar en forma prosocial sería un medio para mantener ese estado afectivo placentero.

Investigación sobre las conductas prosociales

Dado que existe abundante evidencia acerca de los predictores psicosociales de la prosocialidad, empatía, emociones positivas y autoeficacia social, a la vez que protectores frente a la agresividad, el objetivo del presente estudio es analizar qué proporción de variancia de la prosocialidad y de la agresividad predice cada uno de los factores antes mencionados. Asimismo, como existen abundantes investigaciones que muestran que existen diferencias significativas en las conductas prosociales y la agresividad en función del sexo, los análisis se realizaron por separados en niños y niñas.

En el estudio participaron 221 niños de ambos sexos entre 10 y 13 años de clase social media, y se utilizaron los siguientes instrumentos de evaluación: Cuestionario de emociones positivos (mide la dimensión de alegría y gratitud, serenidad, simpatía y satisfacción personal), el cuestionario “the interpersonal reactivity index” (IRI) para evaluar la disposición empática a través de factores cognitivos y emocionales; la escala multidimensional de autoeficacia social que permite evaluar la autoeficacia a través de las dimensiones académicas, deportivas y sociales; la escala de agresividad física y social que describen la conducta del niño tendiente a herir a otros física y verbalmente; y el cuestionario de conducta prosocial que evalúa conductas como el grado de ayuda, capacidad de compartir, bondad y cooperación.

Tras emplear todos estos instrumentos en los participantes, se obtuvieron los siguientes resultados: Los resultados de las correlaciones indicaron que tanto en los niños como en las niñas la conducta prosocial se relacionó con la empatía, en especial con la toma de perspectiva, pero en mayor grado con las emociones positivas, en especial con la alegría y la satisfacción personal. Analizando la relación entre la empatía y las emociones positivas, se encontró que tanto la toma de perspectiva como la preocupación empática se encuentran altamente relacionadas con las emociones positivas, en especial con la alegría y gratitud y con la satisfacción personal, tanto en los varones como en las mujeres y con la serenidad en las niñas. Estos hallazgos estarían en línea con la idea acerca de la importancia de las emociones positivas en el desarrollo de la prosocialidad.

Sin embargo, en el presente estudio, la empatía negativa aparece altamente relacionada con las emociones positivas. Por lo tanto, podríamos pensar que las personas estarían intrínsecamente motivadas a mostrar conducta prosocial cuando experimentan afecto positivo, pero también podríamos considerar que la empatía negativa también genera ese afecto placentero y esto especialmente si observamos, como queda dicho, que la mayor relación entre la empatía negativa (tanto en toma de perspectiva como en preocupación empática) se da con alegría y gratitud, tanto en los niños como en las niñas (por tanto entendemos que tanto la empatía negativa como la positiva generan conductas prosociales). Los autores hipotetizan que probablemente lo que realmente actúa determinando la conducta prosocial es el afecto positivo generado por la capacidad para resonar dentro nuestro con el afecto del otro, ya sea positivo o negativo, que lleva a actuar en pro del otro.

Con respecto a la autoeficacia social estuvo asociada a la conducta prosocial, la satisfacción personal y la preocupación empática sólo en las niñas. Probablemente la educación característica de las niñas, que acentúa su sensibilidad emocional a las necesidades de los demás y su capacidad para las relaciones interpersonales, determina en ellas creencias más firmes de autoeficacia social, que son importantes para el desarrollo de su prosocialidad. A la vez esta última estaría en los varones más apoyada en la empatía, en especial en la preocupación empática y en el afecto positivo que ella implicaría.

En relación a los análisis de regresión jerárquica realizados en este estudio pudo observarse que tanto la empatía como las emociones positivas se encuentran involucradas en la predicción de la conducta prosocial, tanto en los niños como en las niñas. Sin embargo, parece claro que en el caso de los niños la empatía tiene una mayor fuerza predictiva que las emociones positivas (la empatía explica el 29 % de la varianza mientras que las emociones positivas explican el 13 %), a diferencia de las niñas donde ambas variables parecen compartir similar potencia (la empatía explica el 21 % de la varianza mientras que las emociones positivas explican el 18 %). Se entiende por tanto que en varones la prosocialidad estaría más asociada al afecto positivo provocado por la resonancia afectiva con el otro, que las emociones positivas experimentadas aisladamente. En las niñas, en cambio, ambas formas de afecto positivo tendrían la misma importancia, nuevamente porque en las mujeres las emociones serían más valoradas que en los varones y por lo tanto parecerían tener una mayor fuerza motivante en el desarrollo de conductas prosociales.

Estudios previos que han analizado la intencionalidad de las conductas prosociales han encontrado que las mujeres presentan mayores niveles de conductas prosociales emocionales, es decir aquellas conductas prosociales que implican ayudar a otros cuando están pasando por circunstancias emocionales difíciles- que los varones.

Cuando analizamos el poder predictivo de la empatía, las emociones positivas y la autoeficacia social en la inhibición de las conductas agresivas, encontramos que el modelo no resultó significativo en la explicación de la conducta agresiva en los niños, y sí en el caso de las niñas. Los resultados indicaron que tanto la empatía como las emociones positivas inhiben la conducta agresiva en las niñas. Quizás, dado que en los varones generalmente predomina la agresión física, mucho más impulsiva que la verbal, no daría lugar a empatizar con el otro y menos aún a experimentar una emoción positiva que pudiera llegar a atenuar o modular la conducta agresiva. Este resultado vuelve a resaltar la importancia que tienen las emociones en las niñas, a la hora de contribuir al desarrollo de conductas funcionales, así como de inhibir conductas disruptivas.

 

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes seguir leyendo artículos de comportamiento no verbal en nuestro blog de Comportamiento No Verbal

Club del Lenguaje No Verbal