Category

Entorno

Category

Amigos del Club del Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo “Emotional Experiences in the Workplace: Biological Sex, Supervisor Nonverbal Behaviors, and Subordinate Susceptibility to Emotional Contagion” de Jia, M. y Cheng, J. (2020), en el que se investiga la relación entre los diferentes tipos de conductas no verbales de supervisores o gerentes y la susceptibilidad al contagio y experiencia emocionales de empleados subordinados.

La comunicación en el trabajo y sus respuestas emocionales relacionadas merecen atención académica por varias razones.

Las emociones negativas están asociadas con baja satisfacción laboral, altas tasas de intenciones de rotación o cambio de puesto, bajo desempeño laboral, problemas con la satisfacción del cliente y altos costes para la economía nacional. Entre las causas principales de las emociones negativas en el trabajo, se descubrió que la relación entre el supervisor y el trabajador, más que la tarea en sí, era la fuente más común de sentimientos intensos.

Las emociones positivas en el trabajo, como la energía, el placer y la emoción, están relacionadas con el compromiso laboral de los empleados. El orgullo por el desempeño personal disminuye sustancialmente las intenciones de rotación, pero solo entre los empleados altamente satisfechos en lugar de aquellos que están orgullosos e insatisfechos. Los estudios también han demostrado los efectos de la interacción dinámica de las emociones positivas y negativas afectan a la creatividad de los empleados.

Como medio para comprender las motivaciones conductuales y las demostraciones de poder, las conductas no verbales se han estudiado como mensajes que los trabajadores y los gerentes pueden usar para comunicarse e influirse entre sí. Una extensa literatura se ha centrado en cómo los supervisores han utilizado los comportamientos no verbales para expresar el estatus y el dominio, mientras que estudios más recientes han explorado el efecto positivo de los comportamientos no verbales, como la inmediatez no verbal del supervisor.

En esencia, las personas tendemos a perseguir las cosas que nos hacen sentir positivos y evitar las negativas. Las emociones asociadas con tales gustos o disgustos generalmente se desencadenan por la recepción e interpretación de señales no verbales de los demás. La literatura no verbal en el lugar de trabajo ha revelado constantemente cómo estos comportamientos influyen en el liderazgo exitoso y la percepción de los subordinados sobre sus supervisores. Las señales paralingüísticas, como la variabilidad del tono y el volumen de la voz, también están correlacionadas con el uso individual y la percepción del rango jerárquico.

Asimismo, los académicos han diferenciado los procesos y resultados emocionales. Los procesos emocionales involucran cualquier experiencia emocional derivada de la comunicación con otros, mientras que el resultado emocional podrían ser las respuestas emocionales o evaluaciones de estas experiencias. El estudio de los autores adoptó el concepto de procesos emocionales como la experiencia emocional de los empleados en el trabajo, debido a las dinámicas de poder similares entre instructor-alumno (más estudiadas en el enfoque descrito) y supervisor-subordinado.

Por otro lado, el apoyo emocional ocurre cuando un individuo recibe mensajes de apoyo destinados a ayudarlo a lidiar con el estrés y mejorar el bienestar emocional, generalmente a través de las expresiones de comprensión, seguridad, empatía y preocupación. Debido al estrés y el agotamiento en el lugar de trabajo, se espera que los supervisores sirvan como una fuente de comunicación de apoyo para mejorar la emoción y motivación de los trabajadores. Dado que la comunicación supervisor-subordinado es interactiva, la experiencia emocional de los empleados no está influenciada exclusivamente por los comportamientos de su supervisor. En su lugar, las características individuales también influyen en sus reacciones.

El estudio utiliza, además, la susceptibilidad al contagio emocional como una característica individual que se refiere al grado en que las emociones de una persona se ven afectadas por las personas que la rodean, y el entorno social en general. El contagio emocional puede tener resultados tanto positivos como negativos. Otros investigadores también han señalado el sexo biológico como un factor individual de influencia en la comunicación no verbal y las emociones.

Para comprobar todas estas teorías y la relación de todos los elementos descritos, los autores contaron con un total de 669 participantes, quienes completaron una encuesta online. Se utilizó la Guía de clasificación de puestos del censo para identificar los tipos de ocupación, que se dividió en nueve categorías. El nivel organizacional se midió a lo largo de tres niveles: ejecutivos, gerentes y personal en general. Además, se solicitó el sexo biológico del participante, la edad y la duración del trabajo en la organización actual. En toda la muestra, 213 eran hombres (31,8%), 377 eran mujeres (56,4%) y 79 (11,8%) participantes no dijeron su sexo biológico.

Los resultados revelaron hallazgos importantes sobre cómo la inmediatez no verbal del supervisor, los niveles de contagio emocional de los empleados y su sexo biológico pueden influir en la percepción de su experiencia emocional en el trabajo.

En primer lugar, los resultados indicaron que la inmediatez no verbal de supervisores, en particular el contacto visual, la expresión facial y las posturas, son las principales fuentes para mejorar la percepción de los subordinados del apoyo emocional del supervisor. Un supervisor con comportamientos faciales y corporales positivos haría que los subordinados se sintieran menos tensos y propensos a tener que manipular sus emociones durante sus interacciones. Asimismo, influyen en las emociones de los subordinados. El estudio reveló que el rostro y el cuerpo no son solo herramientas esenciales para comunicar emociones; son formas importantes de influir en la interpretación de los demás de sus experiencias emocionales.

Otra contribución importante es mostrar cómo los comportamientos no verbales específicos del supervisor afectan las experiencias emocionales de los empleados, un área valiosa para investigar para comprender mejor los resultados de la organización. Además, el apoyo organizacional general aumenta sustancialmente el sentido de seguridad psicológica de los empleados y su capacidad para asumir riesgos, así como su compromiso y mejora en el desempeño laboral.

Asimismo, se encontró que la susceptibilidad de los subordinados al contagio emocional se relaciona positivamente con las emociones en el trabajo. Cuando los empleados son vulnerables a otras personas y al entorno social, es más probable que oculten y falsifiquen emociones verdaderas al comunicarse con su supervisor. Esto afectaría al bienestar de los individuos y los resultados organizacionales. Los estudios futuros deberían explorar más a fondo cómo los contextos sociales y la naturaleza específica de una relación determinada pueden tener un impacto en la susceptibilidad individual al contagio emocional, así como a otros procesos emocionales.

Finalmente, con respecto a la influencia del sexo biológico, este estudio demostró que los gestos de las supervisorasjuegan un papel más importante en la mejora de las experiencias emocionales de los subordinados que los supervisores masculinos. Los gestos también podrían ayudar a transmitir mejor el mensaje verbal de los supervisores.

Reconocer la importancia de una expresión no verbal adecuada puede ayudar a los gerentes a desarrollar diversas habilidades no verbales, para mejorar la experiencia emocional de los trabajadores y las relaciones supervisor-subordinado. Esta capacitación también debe ser específica de género, de acuerdo con el estudio de los autores. Además, las organizaciones también deben prestar atención al “clima emocional” general en el trabajo para mantener el funcionamiento óptimo de las organizaciones.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su relación con la empleabilidad y las organizaciones, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira o nuestro Experto Universitario en Comunicación No Verbal y Personalidad, con becas especiales para los lectores del Club del Lenguaje no Verbal.

Club del Lenguaje No Verbal